Abogados a la intemperie

Mi agenda se está llenando de tachones y fechas reajustadas. Juicios que se suspenden  y se aplazan. Por el COVID y por lo que no es el COVID sino situaciones no siempre previsibles, como plantarte en un Juzgado y que nadie te avise que la parte contraria falleció y que por tanto hoy no se actúa. Y eso, después de atravesar Jaén de un extremo a otro para volverte al despacho por el mismo camino por el que has venido. Pero perdiendo media mañana en ello. En ir y en volver. O en subir y bajar, que es lo que hacemos aquellos que nacimos y vivimos criados cuesta arriba. Los de Jaén.

            Aquí a diferencia de otros lugares de Andalucía tenemos una dispersión judicial tremenda, con sedes judiciales esparcidas por medio Jaén. Un ir y venir de togas, a veces a toda prisa porque se solapan señalamientos en un mismo día en juzgados que no se encuentran en la planta de abajo o en la de arriba, sino a un kilómetro de distancia.

            Todo ello más o menos lo tenemos asumido, a la espera de una Ciudad de la Justicia que seguimos sin tener en el solar de Marroquíes Bajos desde que se cediera aquel espacio más o menos cuando yo empezaba Derecho. Que ya ha llovido desde entonces, y mucho además. Y de lluvia torrencial también tenemos soportado lo nuestro de un tiempo a esta parte a las puertas de los Juzgados. A pie de calle.

            Sí, la pandemia nos ha tenido y nos tiene a muchos letrados, procuradores – evidentemente clientes- y otros tantos intervinientes en procedimientos judiciales esperando a las puertas de las diferentes sedes judiciales de Jaén por aquello de la distancia de seguridad y tantas otras medidas improvisadas frente al COVID-19. Pero todo ello en el contexto de una ciudad como es Jaén: que en invierno te congelas y en verano te achicharras.

            Y así lo vivimos allá por el mes de julio, sudando como pollos con nuestros clientes a la espera de que un funcionario salga a vocear su nombre entre las calles Carmelo Torres y la Avenida Ejército Español – en algunos casos con orden de alejamiento incorporada- , o días atrás, merced a la ola de frío que tenía por nombre artístico “Filomena” y que nos ha tenido esperando también a pie de calle con el cuerpo tiritando. Lo que viene siendo estar a la intemperie.

José Luis Marín Weil
Abogado. Crítico Taurino de EsRadio Andalucía. Veinte años dedicado a la información taurina tras pasar por COPE Jaén, Onda Jaén RTV y el Diario Viva Jaén entre otros medios. Director del portal JaénTaurino.com Autor del libro “Recorriendo el Campo Bravo de Jaén”. Tiene tres premios a nivel nacional en certámenes de literatura taurina juvenil. Distinguido por la revista Argentaria con el “Premio a la Difusión Cultural de la Tauromaquia” en la provincia de Jaén. Observando y narrando la actualidad con perspectiva jaenera.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,694SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad