Sobalecio, la gestión de Andalucía, los robos del PSOE y Pili La Tacones

“Cuanto más falta hace la inversión y ayudas públicas, la Junta de Andalucía cierra el año con superávit, demuestra una falta de sensibilidad tremenda con los que peor lo están pasando. El PP demuestra que no sabe gestionar”.

La frase que acabáis de escuchar o leer tiene un triple problema. El primero es que, aunque yo la he leído en la entonación adecuada, la frase está mal escrita, porque el que la ha firmado ignora las normas básicas en el uso de la coma. Y aunque alguien podrá decir que esto es baladí o es un mal muy extendido, el problema es que el autor de la sentencia es un representante de todos los españoles y cobra un mínimo de 8.000 euros al mes por serlo. Entiendo que no estaría mal que, siendo así, al menos supiera escribir.

El segundo problema es que la frase en sí encierra una gran falacia, puesto que la existencia de un superávit no supone en ningún caso que no se esté invirtiendo. De hecho, los datos reales, no los ocultos por los intereses políticos o los manipulados por los psicópatas de la política, reflejan que en los últimos dos años, los dos primeros sin gobierno del PSOE en la Junta, se han contratado más maestros que en toda la historia de la comunidad, se han subido los sueldos de los sanitarios más que nunca, se han abierto más hospitales que en todo ese período y Almería tiene a su disposición el mayor número de camas hospitalarias de toda la historia de este territorio.

No parece mala la gestión de combinar toda esa inversión con acabar el año con superávit. Seguramente, en tal balance tenga mucho que ver que ahora no se colocan a miles de enchufados en decenas de chiringuitos autonómicos, que no se roba a manos llena el dinero de partidas como las destinadas a los EREs y cursos de formación de los parados o no se convierte el ente autonómico en un elefante administrativo con ínfulas de nuevo rico.

Pero hay un tercer problema, recordad el principio de este artículo, en la frase de marras. Y el tercer problema se fundamenta en el autor de la misma. Tales palabras, pronunciadas por un ciudadano de a pie, por un político perteneciente a una formación que nunca hubiera tenido responsabilidades de gobierno o por un imbécil del carajo de la vela tendría un pase (no se descarte esta última opción).

Pero el abajo firmante de la patochada en cuestión es ni más ni menos que el diputado tectónico, ‘Sobalecio’ Gutiérrez Salinas, un tipo sin oficio ni beneficio, con una preparación intelectual y profesional ínfima, que ha llegado a diputado nacional simplemente por haber tenido el ojo avizor ante la oportunidad de su vida, cuando en su partido se produjo una guerra civil y él apostó por el lado aparentemente perdedor, a sabiendas que entre los vencedores jamás tendría sitio. Las cañas se volvieron lanzas y él ha terminado recibiendo el pago a su fidelidad ciega a Pedro I El Falso, sin reunir ni un solo mérito personal para ocupar el cargo que ocupa.

Indalecio es perfectamente consciente, y me lo ha reconocido a mí en conversaciones privadas en épocas pretéritas, del latrocinio que han practicado en Andalucía representantes de su partido y de la nefasta gestión de los antiguos gestores socialistas de la comunidad, a pesar de lo cual vuelve a salir a la palestra desprovisto del más mínimo atisbo de vergüenza torera, para dejarse en ridículo a sí mismo, tratando de dar lecciones de aquello en que su partido ha cosechado un suspenso tras otro, sin miedo alguno a que algún castizo le responda: “me llamó puta, Pili La Tacones”.

Victor Hernández Bru
Victor Hernández Bru
licenciado en Ciencias de la Información y posee suficiencia investigadora por la Universidad Complutense, doctor en Humanidades (Historia) y máster en Comunicación Social por la Universidad de Almería y máster en Administración y Dirección de Empresas por ESIC. Ha dirigido diversas empresas de comunicación como socio-director, como Presssport Comunicación e Imagen y Estudionet Márketing On Line; trabajado en prensa escrita para Ideal (23 años), es responsable de comunicación de importantes empresas de diferentes sectores, como Grupo Agroponiente, Jarquil, Segusán Seguros y dirige las emisoras esRadioAlmería.com y RadioMarcaAlmería.com. Ha publicado su tesis doctoral, Historia de la Prensa de Almería, y la novela Diario de un Maltratador, además de diversos artículos especialmente enfocados sobre la historia del tiempo presente en España.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

827FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,970SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad