El SAS invierte 2,3 millones en la instalación de una resonancia magnética de campo abierto en San Lázaro

La Consejería de Salud y Consumo, a través del Servicio Andaluz de Salud (SAS), va a invertir 2,3 millones de euros (IVA incluido) en la instalación de una resonancia magnética de campo abierto y en la adecuación de espacios anexos en el Hospital de San Lázaro, dependiente del área hospitalaria del Virgen Macarena, tal y como han confirmado fuentes del complejo hospitalario a Europa Press. Estos trabajos estarán listos para el verano. A continuación, será “instalada y ajustada” la resonancia.

La resonancia magnética es una prueba de diagnóstico por imagen “indolora y muy segura” en el que se usa un campo magnético y ondas de radio para obtener “imágenes detalladas de los órganos, tejidos blandos, huesos y otras zonas internas del cuerpo”. Se trata de un método que “facilita el diagnóstico y no entraña riesgos para el paciente, ya que no utiliza rayos X para su funcionamiento”, ha apuntado el Macarena. En el caso de modelos de campo abierto sus características hablan de que cuanto mayor sea el campo, el escaneado es más potente y más rápido. El paciente se alivia de cualquier claustrofobia y hay menor tiempo de escaneado, obteniendo un diagnóstico con “mayor precisión”.

Este proyecto responde a la estrategia marcada por la dirección gerencia del Área Hospitalaria Virgen Macarena para la “mejora y ampliación” de infraestructuras sanitarias y de dotación de “avanzado equipamiento electromédico” en el Hospital de San Lázaro, “alineada con las prioridades del SAS y con el objetivo de ofrecer una asistencia de calidad y a la vanguardia del radiodiagnóstico”.

No es la única mejora prevista en el área hospitalaria del Macarena. Allí, la Consejería de Salud ha anunciado una inversión de seis millones de euros para la construcción de un centro oncológico en la zona que en estos momentos ocupa el aulario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla (US). Un “nuevo edificio” de cinco plantas –adjunto al Hospital Virgen Macarena, con la que quedará conectado “directamente”– con 4.000 metros cuadrados donde irán ubicadas las consultas y el Hospital de Día de Oncohematología. El plazo de ejecución de las obras es de dos años. La Junta ya está trabajando en el pliego para la licitación de los trabajos.

El nuevo edificio para el cáncer contará con 16 consultas externas (once consultas externas de Oncología Médica, tres de hematología y dos para enfermería oncológica), seis despachos y dos salas multiusos. El Hospital de Día Oncohematológico, dedicado a la administración de tratamientos y consultas, se ubicará en la planta baja del edificio y contará con una superficie de 1.340 metros cuadrados. El inmueble dispondrá, además, de salas de espera para pacientes y familiares (157 metros cuadrados) y una terraza exterior.

Además, tendrá nueve consultas destinadas a pacientes en ensayos clínicos y pacientes del Servicio de Oncología Radioterápica. Esto evitará que estos pacientes tengan que visitar el sótano del edificio hospitalario, cuya área queda restringida al uso de la tecnología radioterápica (TAC y aceleradores lineales), que, “por su naturaleza”, deben estar en búnkeres soterrados con aislamiento específico.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,688SeguidoresSeguir

Últimos Artículos