El Defensor admite la denuncia de Aremehisa para retirar la lápida de un general franquista

El Defensor del Pueblo Andaluz ha vuelto a admitir a trámite la denuncia presentada en febrero de 2019 por la asociación memorialista Aremehisa en la que reclama “la retirada, tanto de la lápida funeraria, como de las distinciones, medallas, nombramientos y honores concedidos por el Ayuntamiento de Córdoba” al general franquista “Ciriaco Cascajo y a otros militares y colaboradores franquistas implicados en el golpe de Estado de 1936”.

Según ha informado Aremehisa, de esta forma y coincidiendo con el 14 de junio, “día de recuerdo y homenaje a las víctimas del golpe de Estado, la dictadura y la represión franquista”, el colectivo memorialista ha vuelto a interpelar al Consistorio cordobés y a su alcalde, José María Bellido (PP), para que “cumpla con la legislación vigente en materia de memoria democrática”.

En consecuencia, le exige que “materialice, de una vez por todas, la revocación a Ciriaco Cascajo y al resto de militares, cargos y colaboradores franquistas, de sus medallas y nombramientos como hijos adoptivos y predilectos de la ciudad de Córdoba, así como la retirada de la lápida del general franquista existente en la sepultura pública de Cascajo en el Cementerio de La Salud, en la que se exalta el golpe de Estado de 1936”.

Desde Aremehisa han recordado que se trata de una petición que “ya se presentó en el registro de entrada del Ayuntamiento en mayo de 2018, que se elevó al Defensor del Pueblo Andaluz en febrero de 2019, ante la falta de respuesta, y que ahora se reactiva porque, más de cinco años después, el Ayuntamiento y los distintos grupos políticos que lo han presidido continúan sin hacer nada al respecto, aún a sabiendas de que se está vulnerando la Ley”.

La asociación memorialista ha recordado que los títulos honoríficos y condecoraciones concedidos a militares, cargos y colaboradores franquistas “fueron otorgados por la gestora municipal golpista a fin de ensalzar el papel protagonista que estas personas jugaron, tanto en el golpe de Estado, como en la posterior represión y dictadura franquista, por lo que, en consecuencia, vulneran las leyes de memoria democrática autonómica y nacional, lesionan la memoria y la dignidad de las víctimas y sus familiares y no tienen cabida en la sociedad democrática contemporánea”.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,688SeguidoresSeguir

Últimos Artículos