Hospital Regional evalúa a pacientes de edad avanzada con insuficiencia cardiaca para mejorar su funcionalidad

El Hospital Regional Universitario de Málaga ha puesto en marcha una unidad para hacer una valoración fenotípica de pacientes con edad avanzada e insuficiencia cardiaca con objeto de mejorar su funcionalidad y calidad de vida.

Esta analiza los rasgos de las personas a partir de sus características clínicas, de la realización de actividades básicas y complejas en su vida diaria y los factores ambientales.

El laboratorio de Valoración e intervención funcional está asociado a la Unidad de Manejo Integral del Paciente con Insuficiencia Cardíaca (Umipic) del servicio de Medicina Interna del Hospital Regional Universitario de Málaga, y su fin es atender a estos pacientes y evaluarlos desde un punto de vista funcional (estableciendo fenotipos clínicos) e implementar un programa de ejercicio terapéutico personalizado para mejorar la función cardiorrespiratoria, disminuir los eventos adversos y mejorar su funcionalidad.

En colaboración con la Escuela de Fisioterapia de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Málaga, este proyecto, incluido en la convocatoria del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS), está liderado por el internista y coordinador de la UMIPIC, Luis Miguel Pérez Belmonte, y el responsable del grupo de investigación de Clinimetría en Fisioterapia del Ibima-Plataforma Bionand, Antonio Cuesta. En el mismo participan a su vez cardiólogos y profesionales de enfermería de Medicina Interna así como de Cardiología.

Este proyecto comenzó a funcionar en enero de 2023 y ya ha evaluado a más de 150 pacientes. Así, se están realizando evaluaciones funcionales con técnicas avanzadas de valoración, incluyendo instrumentos de captura de movimiento (sensor inercial, cámara de profundidad, prueba de ejercicio cardiopulmonar y electromiografía de alta densidad) y se está implementando un plan de ejercicio terapéutico pionero en este perfil de pacientes, ha indicado la Junta en un comunicado.

“Una vez desarrollado este modelo de unidad pionero y dado su potencial beneficio, se difundirán sus resultados con el fin de facilitar su implementación en nuestro Hospital y en otros centros a nivel nacional e internacional”, ha agregado Pérez Belmonte.

Asimismo, ha asegurado que la puesta en marcha de esta unidad contribuirá a reducir el riesgo de complicaciones graves y hospitalizaciones de los pacientes de avanzada con insuficiencia cardíaca, ayudando en este sentido a la mejora de la calidad de vida.

La insuficiencia cardiaca en mayores de 70 años tiene una prevalencia muy elevada que puede llegar a superar el 10%. Se trata de una enfermedad con una alta complejidad clínica que suele asociar la presencia de otras enfermedades como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, la obesidad, la fibrilación auricular y la enfermedad renal crónica entre otras.

La insuficiencia cardíaca tiene un gran impacto en los pacientes que la sufren deteriorando de forma severa su calidad de vida y provocando complicaciones que pueden acarrear la muerte de nuestros pacientes.

Además, es uno de los principales motivos de ingreso en el hospital. Dado este gran impacto pronóstico, es necesario seguir trabajando en el desarrollo de tratamientos tanto farmacológicos como de aquellos que pudieran modificar nuestros hábitos dietéticos o la realización de ejercicio físico controlado y personalizado. La mejora de la insuficiencia cardíaca es uno de los principales retos de nuestro sistema de salud.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,688SeguidoresSeguir

Últimos Artículos