El maestro acusado de abuso sexual se declara inocente y vincula la denuncia a que castigó al menor

El maestro de un colegio de la Costa de Granada acusado de abuso sexual a un alumno menor de edad ha defendido su inocencia en el juicio que ha comenzado este martes contra él en la Audiencia Provincial y ha vinculado las acusaciones del pequeño con los castigos que le impuso tanto a él como a otros compañeros de clase en aquella época por mal comportamiento pues, tras la salida del confinamiento, volvieron a las aulas “bastante rebeldes”.

La Fiscalía pide que sea condenado a cinco años y medio de prisión y a otros seis años de libertad vigilada con la obligación de someterse a programas formativos de educación sexual, así como que sea inhabilitado durante nueve años para cualquier profesión y oficio que conlleve contacto regular y directo con menores.

La situación trascendió a raíz de que la madre del niño presentara denuncia en 2020 ante la Guardia Civil. Según ha señalado durante el juicio, su hijo, que en ese momento tenía once años, llegó un día a casa llorando tras salir del colegio y le explicó que cuando estaban en clase y se acercaba al escritorio del profesor para que le resolviera alguna duda éste supuestamente le subía en sus rodillas y le hacía tocamientos por encima de la ropa en sus genitales.

Le relató que esta situación se venía produciendo durante los tres cursos, entre 2018 y 2021, en los que este docente le había dado clase y que no lo había contado antes por “miedo”, según ha expuesto la madre, que ejerce la acusación particular en este proceso representada por el letrado Antonio Camino-Tallón Marinetto y solicita cinco años de prisión para este maestro.

En la línea de lo solicitado por la Fiscalía, el menor no ha declarado en el juicio para evitar posibles daños psicológicos, por lo que se ha visionado en la Sala la declaración que realizó en su momento ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Motril, donde narró los tocamientos y afirmó que había otros compañeros que presuntamente también los habían sufrido pero no dijeron nada por “miedo” o porque el docente les daba “regalos” como ropa o bizcochos para la merienda. No obstante, este menor es el único denunciante de los presuntos abusos.

El maestro, que se ha negado a responder a las preguntas de la Fiscalía y la acusación particular, se ha declarado no culpable y ha defendido su buen trato a los alumnos, matizando que en ocasiones les regalaba ropa de segunda mano en el conocimiento de que muchas de las familias del centro tenían dificultades o que algunos viernes les llevaba bizcocho para el desayuno del recreo si durante la semana toda la clase había tenido buen comportamiento.

Ha explicado que en la semana en que fue denunciado por este alumno se habían sucedido varios castigos en el aula, dado que tras la salida del confinamiento los alumnos habían vuelto “bastante rebeles”, con “faltas de respeto” y conductas “retadoras”. Afirma que la presunta víctima se “enfadó bastante con el castigo” y en los últimos días había tenido algunas tutorías con la madre a causa de su comportamiento. El juicio continuará este martes con diversas testificales y periciales.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,688SeguidoresSeguir

Últimos Artículos