España se va al traste: los datos económicos que lo demuestran

El Banco de España ha empeorado sus previsiones económicas y ya descarta un «escenario de recuperación temprana» en el tercer trimestre y el cuarto de este año y prevé que la economía española registre una caída de entre el 10,5% y hasta el 12,6% en el conjunto del año en caso de materializarse la situación epidemiológica más desfavorable, al tiempo que empeora su pronóstico sobre el crecimiento de 2021, augurando un repunte de entre el 4,1% y el 7,3%. 

Así se desprende de las últimas proyecciones recogidas en el informe trimestral de la economía española publicado este miércoles por el organismo supervisor, que subraya la «distorsión sin precedentes» en la actividad económica por la pandemia del Covid y apunta que las perspectivas económicas en el corto y medio plazo siguen estando muy condicionadas por la evolución epidemiológica, con una «elevada incertidumbre».

Por otro lado, el informe subraya que el impacto de la crisis sobre la utilización del factor trabajo está siendo «muy severo», si bien señala que el impacto laboral se ha visto amortiguado por los ERTE y el cese de actividad. Así, cree que en los próximos trimestres, el ritmo de mejora de la ocupación se verá atenuado, en consonancia con la evolución de la actividad y «mostrará una evolución muy heterogénea entre las distintas ramas de la economía».

Por lo que respecta a las cuentas públicas, estima que el déficit público registrará un fuerte aumento en 2020, situándose en el 10,8% y el 12,1% del PIB en cada uno de los dos escenarios considerados. A pesar de que estas ratios disminuirían a largo del horizonte de proyección, a entre el 7% y el 8,2% en 2021 y a entre el 5,8% y el 8,2% en 2022, avisa de que permanecerá en cotas «muy elevadas».

Por su parte, la deuda pública experimentaría en 2020 un aumento de más de 20 puntos en el escenario 1 y de unos 25 en el escenario 2, hasta situarse en el 116,8% y el 120,6% del PIB, respectivamente. Esta ratio continuaría aumentando en los dos años siguientes: entre el 115,4% y el 125,6% en 2021 y entre el 118% y el 128,7% en 2022, en función de cada escenario.

Funcas

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha mejorado en un punto porcentual su previsión de caída del PIB este año como consecuencia de la crisis del Covid, hasta un retroceso del 12%, pero ha empeorado en 1,2 puntos la previsión para 2021, augurando un crecimiento del 6,7% el próximo año y del 6,2% en 2022, de forma que el PIB no recuperará por completo el terreno perdido desde el inicio de la crisis hasta principio de 2023.

Avisa de que «la recuperación de la economía tardará en generar nuevos puestos de trabajo», augurando una tasa de paro en términos de EPA del 16,5% este año y que aumente hasta el 17% en 2021, antes de emprender una senda de mejora desde 2022, cuando bajaría al 15,5%.

Por su parte, el déficit de las administraciones rondará el 11,5% este año por el incremento del gasto público y el desplome de la recaudación. En 2021, Funcas calcula que el déficit bajaría hasta el 8,6% del PIB, si bien crecería en términos estructurales, y el desfase todavía podría alcanzar el 5,5% en 2022, año el que la política fiscal seguirá siendo «expansiva».

En paralelo, la deuda pública se estancará en torno al 120% del PIB, aumentando desde el 95,5% del PIB en 2019 al 120,6% del PIB este año, al 120,8% en 2021 y bajando al 118,4% del PIB en 2022.

EN CONSECUENCIA

Mientras el gobierno de la nación, formado por la confluencia Psoe-Podemos anuncia como mantra que España atraviesa circunstancialmente una situación que no sufrirá la dureza del impacto económico, las cifras no dejan lugar a dudas: la que se viene encima será histórica, y la capacidad del gobierno para revertir la situación de paro y pobreza que aventuramos, tiene de momento ‘el timón’ económico en el sentido contrario al de la consciencia, la lógica fiscal y la capacidad profesional de recuperar la economía española. El único argumento y culpa de la ‘caída en barrena’ será del Covid. Al gobierno de Sánchez le interesan otras políticas y maneras.

Sin rumbo aparente, España navega hacia un futuro de consecuencias globales históricas. Y para esto, la vacuna necesaria va a tardar mucho más en llegar.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

902FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
2,010SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad