AIRE FRESCO PARA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y PRENSA

El inicio de un nuevo medio de comunicación libre –es este caso escrito y digital-, en que sus colaboradores no tengan que seguir los dictados de su fundador –detrás del que se esconde a veces algún lobby o partido político-, y en el que en negro sobre blanco uno pueda desarrollar en toda su extensión ese Derecho Fundamental que es el de Libertad de Expresión, es una más que buena noticia. Porque es saludable para nuestro progreso como sociedad democrática, porque es saludable para que la ciudadanía disponga de información variada donde forjar sus definitivas ideas, porque es saludable para el propio espíritu y la mente de cualquiera.

Vivimos en un momento en que la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo –Informe de abril de 2018 de Bárbara Spinelli como ponente- viene poniendo de manifiesto el fenómeno de la “acumulación de medios para su control político en España”, referido al mundo de los medios de comunicación audiovisuales. Es decir, que no solo no se protege desde los poderes públicos –porque son los primeros que no están interesados- una prensa libre y variada con el objetivo de lo señalado al inicio, sino que la intención de control y manipulación brilla con toda su fuerza.  Es que, claro está, un ciudadano bien informado es un ciudadano libre, y eso ya no interesa. Y no solo Europa nos ha señalado para nuestra vergüenza. El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha pedido a España en diferentes ocasiones que explique el por qué excluye a medios alternativos del reparto de licencias audiovisuales. Y España, nuestra querida España democrática, sigue su caminar sin escuchar a estos y aquellos. Y así nos va: en cuarenta años solo cuatro concursos para otorgar licencias de emisoras de radio, donde únicamente pudieron entrar los que interesaban, y donde las pequeñas emisoras locales –que son las que se acercan de verdad informando al vecino, las que protegen y evitan el fenómeno de la desertización de nuestros pueblos- no pudieron jamás obtener nada. Y donde desde luego, nuevos y jóvenes periodistas que deseen iniciar su propia andadura en el mundo de las ondas no tienen opción alguna. Eo, que no lo digo yo, que no se asusten los electos, que lo dicen catedráticos de Universidades tan reputadas como la de Sevilla o Málaga en publicaciones que están ahí, a la vista de todos, como denuncia y bochorno de lo que está sucediendo en plena democracia; que nos lo está diciendo Europa, que nos lo está diciendo el Mundo.

Por tanto, enhorabuena por ver nacer un nuevo medio libre, con información contrastada, con la real intención de informar –más que crear una realidad que no existe-, con el objeto de abrir el debate y la mente; porque como dijo en su momento Albert Camus, “Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”.

MANU DURÁN – 13 de noviembre de 2020.

Manu Durán
Manu Durán
Jurista con mas de 30 años de experiencia. Colaborador en las tertulias de EsRadio Málaga y Granada.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

897FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
2,005SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad