¡Terremoto! Y ahora quién paga esto…

El Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de desastres sísmicos de la Universidad de Granada ha achacado los terremotos de las últimas horas en nuestra ciudad (de hasta 4,4 grados) al hundimiento que sufre la Cuenca de Granada. Como bien sabemos Granada es especialmente activa sísmicamente ofreciendo, algo bueno tenía que tener, paisajes extraordinarios como la falla de Nigüelas, cuya visita recomiendo con parada en el magnífico pueblo de Dúrcal.

Según nos cuentan, Granada se encuentra en una serie sísmica y atravesamos un «enjambre», que es como denominan los expertos al conjunto de terremotos producidos en poco espacio de tiempo. Como consuelo menor nos recuerdan que un enjambre suele evitar un terremoto de gran magnitud.

La unión Europea nos recuerda la importancia de adaptar nuestras edificaciones al Eurocódigo 8, que básicamente consiste en proyectar los edificios de manera que la estructura no sólo soporte el seísmo, sino también elementos no estructurales como paredes o muros, cuya caída fue culpable del elevado número de muertes producidas en el terremoto de Lorca del año 2011.

Las pólizas de seguro multirriesgo, hogar, comunidades o como quieran las compañías llamarlas, habitualmente cubren los daños producidos por terremotos con la única condición de tener contratada la póliza y claro, pagarla.

No se preocupen por posibles recargos porque la indemnización en este caso no la afronta la compañía. En los años 40 se creó en España el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), que es un organismo dependiente del Ministerio de Economía que se hace cargo de los daños extraordinarios cuando existe un seguro privado que ofrece cobertura

La normativa del CCS contempla como riesgo extraordinario relacionado con la naturaleza los terremotos, maremotos, inundaciones, tempestades ciclónicas atípicas etc. Sin embargo, excluye la nieve y el hielo, por ello leamos la letra pequeña respecto a los daños que puedan producirse como consecuencia del deshielo.

No sé si saben, creo que la televisión le ha dedicado algún minuto, que ha nevado en Madrid. Pues bien los daños que está produciendo el deshielo los han de afrontar directamente las compañías, de ahí las numerosas pegas que nos estamos encontrando a la hora de reclamar.

La existencia del Consorcio encuentra su razón en descargar a las compañías de las millonarias indemnizaciones que deberían pagar ante siniestros de gran magnitud, imagínense las primas que nos cobrarían porque muy probablemente dejarían al ciudadano desprotegido.

Por eso les recomendamos que revisen bien su póliza y consulten con su abogado, posiblemente le orientará sobre la mejor solución para reclamar daños a su seguro.

Antonio Estellahttp://www.mlalegal.org
Socio director del despacho de abogados Mlegal. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada se especializó en derecho de los negocios en las prestigiosas escuelas jurídicas Harvard Law School e Instituto de Empresa, para posteriormente comenzar su carrera profesional en despachos internacionales como Garrigues, Deloitte y MLA. En la actualidad compagina su ejercicio profesional con la colaboración en distintas universidades y escuelas de negocio como profesor

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,698SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad