Benedicto Carrión toma posesión como secretario general de la Diputación de Málaga

Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y doctorado en la UMA, ha ejercido en Valencia y Alicante y ha desempeñado la secretaría general de ayuntamientos como Sierra de Yeguas, Estepa, Nerja y Vélez-Málaga.

Benedicto Carrión García ha tomado posesión como secretario general de la Diputación de Málaga en un acto presidido por el presidente de la institución provincial, Francisco Salado. Carrión, que sustituye en el cargo a Alicia E. García Avilés, ejercía hasta ahora como secretario general del Ayuntamiento de Vélez-Málaga, su localidad natal.

Benedicto Carrión cursó los estudios de Derecho en la Universidad de Valencia y es doctor por la Universidad de Málaga con una tesis doctoral dirigida por el catedrático de Derecho Administrativo, doctor Ángel Sánchez Blanco. Obtuvo la mejor puntuación en los exámenes de acceso a la escala de secretario-interventor en Granada en el año 1982.

Es funcionario de Administración Local con habilitación nacional perteneciente a las subescalas de Secretaría-Intervención, y Secretaría en sus categorías de Entrada y Superior. Su vida profesional ha discurrido en gran parte en la provincia de Valencia y de Alicante, y ha desempeñado entre otras, la secretaría general de los ayuntamientos de Sierra de Yeguas, Estepa, Nerja y Vélez-Málaga. Y el lunes pasado, 19 de abril, tomó posesión como secretario general de la Diputación de Málaga.

Autor de diferentes artículos publicados de opinión jurídica, ha impartido jornadas sobre materias de derecho administrativo referidas con la fe pública, contratación y régimen electoral.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,698SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad