¡Esto debe ser una broma de mal gusto!


Leo con absoluto estupor en medios internacionales: “La ONU eligió a Irán para presidir la Comisión de Derechos de la Mujer”. Hago una pausa larga, muy larga. Pienso que quizás fue un error de transcripción, así que procedo hacer lo correspondiente en este caso: ´googlear´ la noticia.

¡BOOM! Ahí está el titular. Los medios de comunicación lo reseñan. No es una ´fake news´. Es un hecho: tras una votación secreta en el Consejo Económico y Social de 54 Naciones de la ONU, Irán obtuvo 43 votos para presidir la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que en teoría es el principal órgano internacional intergubernamental dedicado exclusivamente a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

¿Es en serio? ¿Irán? País que ha recibido múltiples denuncias por su nefasta posición sobre los derechos humanos y muy especialmente por su trato inhumano hacia la mujer, es ahora el epicentro –bajo el consenso de 43 gobiernos- para la promoción de la igualdad de género y empoderamiento de la mujer. ¿De qué va todo esto?.

¡Esto debe ser una broma de muy mal gusto!

Curiosa o irónicamente, la verdad no sé muy bien qué palabras usar para describir este show vergonzoso, en 2015 un informe de las Naciones Unidas describe “cómo las mujeres son víctimas de matrimonios forzados, -persiste el matrimonio infantil, y la mujer necesita la autorización de su padre o hermano para casarse-, la violación dentro del matrimonio, los ataques con ácido, y la violencia contra la mujer”.

Me pregunto entonces que pensará Nasrin Sotoudeh sobre este acto circense. Nasrin es una defensora de los derechos humanos que fue condenada a 38 años de cárcel y 148 latigazos, tras ser acusada de múltiples delitos “entre ellos incitar a la corrupción y la prostitución´ y ´cometer un acto pecaminoso´ (…) apareciendo en público sin hiyab (velo islámico) ”.

¿La pruebas que sustentan su condena?. “Quitarse el hiyab durante visitas penitenciarias, defender a mujeres que protestan pacíficamente contra su uso forzoso y conceder entrevistas a medios de comunicación para hablar del arresto y detención violentas a esas mujeres”. (Información obtenida en la página de Amnistía Internacional).

Y escribo de Nasrin Sotoudeh tan solo por mencionar un caso, porque la lista de nombres y hechos de injusticias registrados bajo el abuso de poder en contra de las mujeres es penosamente larga y lamentable.

Para quienes no lo saben y quizás no entiendan lo abominable de esta votación, en Irán la mujer necesita permiso de su padre o marido para estudiar, trabajar o viajar. Son obligadas a usar el hiyab (velo islámico) pueden ir a la cárcel por no hacerlo, castigadas por mostrar su rostro o cabello. Tienen prohibido manifestarse públicamente o participar en eventos deportivos. El testimonio de un hombre equivale al de dos mujeres. En la ley de herencia iraní a la mujer le corresponde la mitad de lo que le correspondería si fuera hombre. La edad legal para que una niña se case es de 13 años, pero niñas aún más jóvenes pueden casarse con el consentimiento paterno y judicial –hay casos registrados de matrimonios de hombres mayores con niñas de 8 años-.

Así que ¡BRAVO! Y Aplausos de pie, para la ONU y los representantes de los países que eligieron a Irán para presidir la Comisión de Derechos de la Mujer. Se acaban de convertir en violadores, partícipes de actos vergonzosos y cómplices de torturas, desapariciones forzosas y persecución, con la fortuna que se encuentran a salvo y a buen resguardo por no vivir bajo las humillantes leyes islámicas.

La votación fue secreta, pero UN Watch asegura que al menos 4 de los 15 países de la Unión Europea y del grupo que incluye a Australia, Austria, Canadá, Finlandia, Letonia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos votaron por Irán. Sería interesante conocer las razones reales del por qué lo hicieron, creo que el mundo entero merece una explicación sobre esta sorpresiva elección.

Betty Hernández.

Betty M. Hernández
Periodista, locutora y migrante. Experta en escritura digital, periodismo institucional, radio y redes sociales. Es venezolana, de padre canario y madre portuguesa, vive en Granada desde el 2019.

Articulos Relacionados

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,699SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad