Conciliación: un reto de la sociedad, no solo de las mujeres

En la antesala del Día de la Madre, Rocío Ruiz y la presidenta del Club Malasmadres, Laura Baena, reflexionan sobre conciliación, corresponsabilidad e igualdad de oportunidades.

El 45% de las mujeres se responsabiliza principalmente de las tareas domésticas y de cuidado familiar frente al 9% de sus parejas. Además, el 50% de las mujeres andaluzas declara haber aparcado o ralentizado su carrera profesional al ser madres, frente al 19% de los hombres. Éstos son sólo alguno de los datos que evidencian que aún queda mucho camino por recorrer para que la conciliación y la corresponsabilidad sean una realidad. Sobre éstas y otras cuestiones han reflexionado la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, y la presidenta del Club Malasmadres y la Asociación Yo No Renuncio, Laura Baena, en un encuentro en Sevilla en la antesala del Día de la Madre en el que ambas han concluido que «la conciliación no es un problema de las mujeres: es un problema de toda la sociedad».

En esta cita, en la que Laura Baena agradeció el Premio Meridiana que este año le ha concedido el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) por su trabajo a favor de la igualdad, ambas han abordado las renuncias profesionales y personales que las mujeres llevan a cabo tras la maternidad. No en vano, siete de cada diez andaluzas afirma que su trayectoria laboral se ha visto afectada al convertirse en madre y una de cada tres madres (34%) ha sufrido algún tipo de discriminación laboral, según el estudio ‘Conciliar en Andalucía’ de la Asociación Yo No Renuncio.

Rocío Ruiz ha lamentado que «las renuncias que hacen las mujeres derivadas de la maternidad está dejando por el camino el talento femenino». Así, la consejera ha recordado que cuando fue madre «no había los recursos y medidas de conciliación que hoy tenemos, aunque entonces yo no renuncié: me planté y luché. Pero sí tuve que hacer un gran sacrificio personal».

En este punto han coincidido en la necesidad de la implicación de toda la sociedad para que la conciliación sea real y efectiva así como apostar por nuevos modelos de trabajo e iniciativas con el objetivo de evitar que seis de cada diez mujeres andaluzas renuncien a su trayectoria profesional al convertirse en madres (reduciendo su jornada, cogiendo excedencias o abandonando el mercado laboral). A este respecto, la máxima responsable de las políticas de igualdad en Andalucía ha explicado que precisamente ése es uno de los propósitos de la I Estrategia de Conciliación de Andalucía que está elaborando su departamento.

«Estamos elaborando esta estrategia de forma trasversal, junto con el resto de consejerías, porque es fundamental que estemos implicados todos los actores, además estamos incluyendo en los pliegos de la ayuda a domicilio una cláusula de jornadas conciliadoras. Según las últimas cifras oficiales recogidas, el 92% de las excedencias por cuidado de menores tramitadas en Andalucía las han solicitado mujeres», ha subrayado Ruiz. Por su parte, la presidenta del Club de Malasmadres, Laura Baena, ha reclamado mayor regulación y vigilancia «para que la conciliación deje de ser una utopía».

Cómo implicar a los hombres en este asunto ha sido otro de los temas de reflexión. Dentro la serie de cuadernos de salud con perspectiva de género del IAM, el número ‘Conciliar con salud: una cuestión de género’ pone de relieve que las mujeres dedican al hogar y la familia una duración media de 4 horas y 32 minutos frente a las 2 horas y 29 minutos de los hombres. La consejera de Igualdad ha apuntado como una prioridad que «no se perpetúe la cadena de cuidado en las mujeres. Por ello desde el IAM por primera vez hemos puesto en marcha unos talleres sobre masculinidades igualitarias dirigidos a hombres, además también vamos a abordar la conciliación, y especialmente la corresponsabilidad, desde la más tierna infancia, siendo un bloque esencial dentro de nuestra área de coeducación», ha añadido.

Asimismo, Laura Baena ha señalado que la pandemia ha venido a demostrar la falta de conciliación: «Con el Covid-19 saltaron por los aires los dos pilares fundamentales de la conciliación en nuestro país: las abuelas y abuelos y los centros educativos». Ello ha provocado que, según el estudio ‘Yo No Renuncio’ (2020), el 22% de las mujeres que han tenido que cuidar a un hijo o hija durante la cuarentena preventiva lo ha hecho renunciando a todo o parte de su trabajo (cogiendo vacaciones, reduciendo la jornada o mediante excedencia). La consejera ha insistido en que «estas renuncias suponen muchos sueños rotos, mucho talento femenino que se queda por el camino».

La Asociación Yo No Renuncio es una entidad sin ánimo de lucro, impulsada por el Club de Malasmadres, que nace para reivindicar la conciliación de la vida familiar con la laboral y personal. Bajo el lema #yonorenuncio, lleva seis años de lucha a favor de un Pacto de Estado por la Conciliación que aglutine a partidos, empresas, sindicatos y familias. Mientras tanto, el Club de Malasmadres es una comunidad emocional 3.0 de Malasmadres con mucho sueño, poco tiempo libre, alergia a la ñoñería y ganas de cambiar el mundo. Nace en 2014 con el objetivo de desmitificar la maternidad y romper con el mito de «la madre perfecta». Lucha por un nuevo modelo social de madres, que no quieren renunciar a su carrera profesional y tampoco renunciar a ver crecer a sus hijos e hijas. La comunidad aglutina ya a más de un millón de seguidoras.

Ruiz se ha comprometido a que el Gobierno andaluz seguirá luchando para que la conciliación y la corresponsabilidad sean una realidad «para que cada mujer sea lo que quiera ser en el momento que lo quiera ser».

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

908FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,970SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad