Feliz año a toda la gente rara

A todos los que sonríen cuando tropiezan con un extraño en la calle, a los que preguntan ¿qué dirección buscas? cuando ven a una persona con cara de perdida en el metro, a los que saludan con un ´¡Hola, guapa!´ o ´Hasta ahora, bonica´.

A los que cantan mientras conducen el coche, a los que animan a los amigos con un ´no es para tanto´ aunque muy en el fondo saben que han cometido el peor error de sus vidas, a los que sujetan la mano en los momentos más oscuros junto a un ´esto pasará pronto´ sin la menor idea de cómo y cuándo será.

A quienes te invitan a pasar la Nochebuena en casa de su familia cuando apenas te conocen, a los que regalan décimos de navidad, a los que hacen croquetas de más para repartir entre los amigos. A los que ríen sin motivos, abrazan sin distancias y lloran sin pudor.

A las personas que hacen el trabajo invisible, tan necesario y por lo general menos valorado: a los que limpian las calles, recogen la basura, arreglan el alumbrado, cocinan, preparan el café y amasan el pan desde la madrugada para que nunca falte en nuestras mesas.

A los que han surfeados todas las olas, a los que no pudieron con alguna de ellas, a los que están aislados porque dieron positivo o por voluntad propia. A los que creen tener el virus siempre, a los negacionistas, a los que nunca han cogido el COVID y se convierten en el enfermero de todo aquel que lo necesite. A la gente que ha tenido que dejar su país y comenzar de nuevo en tierras lejanas, a quienes no tienen a la familia cerca, a los que cada día salen a la calle en busca de una oportunidad.

A todos lo que cierran los ojos cuando saborean el postre, a los que pisan los charcos de agua en la calle, a los que les gusta mojarse bajo la lluvia. A los que se detienen a mirar las rayas que los aviones dejan en el cielo, a los que huelen las rosas en primavera, a los que bailan sin miedo hacer el ridículo. A los que recogen la caca del perro cuando lo sacan a pasear.

A quienes despiertan por las mañanas de buen humor, a los que hornean galletas para regalar, a los que invitan un café caliente en los días más fríos de invierno. A los que escriben un mensaje con un ´me acordé de ti´, a los que se alegran por las metas alcanzadas de otros. A los que comparten la clave de Netflix, a los que dan ´me gusta´ a las publicaciones en redes sociales de los amigos, a los que consiguen un chollo y lo difunde por WhatsApp.

A las personas que dedican canciones y amaneceres, a las que quieren sin esperar nada cambio, a las que conviven con enfermedades silenciosas y a las que escogen siempre ser amables:

¡Feliz año nuevo!

Betty Hernández.

Betty Hernández
Betty Hernández
Periodista, locutora y migrante. Experta en escritura digital, periodismo institucional, radio y redes sociales. Es venezolana, de padre canario y madre portuguesa, vive en Granada desde 2019.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,737SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: