El Hospital Universitario de Jerez reactiva su Escuela de Pacientes de Cáncer de Mama tras la pandemia

En esta escuela las docentes son pacientes que han pasado por el mismo proceso y que la Escuela Andaluza de Salud Pública ha formado para que sean ellas quienes se encarguen a su vez de instruir y ayudar a sus iguales.

El Hospital Universitario de Jerez ha retomado el aula de la Escuela de Pacientes de Cáncer de Mama, con dos nuevas sesiones dirigidas a pacientes diagnosticadas de esta patología, concretamente a cinco. Esta escuela tiene la particularidad de que las docentes son pacientes que han pasado por el mismo proceso y que la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) ha formado para que sean ellas quienes se encarguen a su vez de instruir y ayudar a sus iguales; en el caso de esta sesión en el centro jerezano han sido dos formadoras o pacientes expertas.

La Escuela de Pacientes es una iniciativa de la Consejería de Salud y Familias, coordinada desde la EASP, que nace con el objetivo de formar a pacientes, profesionales y personas cuidadoras, que son los que padecen o viven la enfermedad de forma directa, para profundizar en el conocimiento de la patología con el objetivo de manejarla y afrontar sus diferentes fases. Es una metodología para aprender y enseñar las mejores formas de cuidarse y de cuidar.

El  Área de Gestión Sanitaria Jerez, Costa Noroeste y Sierra trabaja desde 2016 en esta iniciativa con altos niveles de éxito y aceptación entre  los pacientes; para retomar las aulas después del parón de la pandemia se ha elegido la de cáncer de mama, por la alta demanda percibida por el Equipo de Promoción de la Salud; otras Aulas como Fibromialgia e Insuficiencia Cardíaca están ya en preparación. En la actualidad, la Escuela de Pacientes tiene 24 aulas distintas.

La primera sesión de trabajo del taller, que contó con la asistencia del subdirector médico del Área, Jose Enrique Basallote, y del Equipo de Promoción de la Salud, comenzó con la proyección y posterior comentario de un vídeo, a partir del cual se trabajó el concepto de círculos negativos y positivos y se plantearon tareas para casa: pequeños compromisos personales, orientados a la mejora individual, a realizar por cada participante durante la semana que media entre las sesiones.

Más allá del desarrollo estructural que le da sentido de unidad a estos talleres, las pacientes relatan y ponen en común sus vivencias en relación con el proceso de su enfermedad, en un ambiente cercano y con grandes dosis de emotividad. A juzgar por los comentarios generalizados de las participantes, la experiencia suele ser altamente enriquecedora y positiva. En cada aula de la Escuela de Pacientes participa también un equipo de profesionales escogidos según las profesiones más relacionadas con cada patología: personal facultativo, de Enfermería, Trabajo Social, Promoción de la Salud, etcétera. En este Aula de Cáncer de Mama, dos fisioterapeutas, una trabajadora social y el Técnico referente de la Escuela de Pacientes fueron los participantes, en un deliberado segundo plano, para dejar todo el protagonismo a las pacientes. Esta idea es esencial en el desarrollo de este programa, y absolutamente fundamental para obtener los resultados deseados, ya que las pacientes gestionan mejor el proceso de su enfermedad gracias a la adquisición de conocimientos y habilidades obtenidas a partir de sus iguales, es decir, de otras pacientes.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,716SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: