Otro ejemplo de giliprogrez de laboratorio y aspiración periodística, pagado por el PSOE para vomitar en redes

Y claro, al final, los telepredicadores de las redes sociales han terminado por creerse periodistas y cada día escupen con naturalidad lecciones y consejos a quienes nos hemos formado, hemos estudiado, nos hemos dejado la vista para perfeccionar nuestra labor y llevamos décadas tratando de honrar nuestra profesión.

Tengo que confesar, bueno, será mejor que voy a confesar una vez más, que una de las cosas que menos me gustan de nuestra sociedad actual, me atrevería a decir que de nuestro país en la actualidad, es esa falta de rigor que se ha apoderado de una gran parte de sus diferente ámbitos.

Ya he dicho también muchas veces que la cosa empezó con la prensa del corazón, que empezó deshonrar el ejercicio de mi profesión con un lodazal de rumores, mentiras, acusaciones sin ningún tipo de pruebas y repugnantes mentiras elevadas a la categoría de información hasta convertir el periodismo en un repugnante juego de intereses.

Pronto, mi queridísima información deportiva, de la que llevo viviendo muchos años, fue permeable a esa tendencia y comenzó a reproducir esos mismos modelos, convirtiendo a periódicos (no todos, obviamente) y programas, sobre todo de televisión en un estercolero de mentiras y rumores que se colaban con apariencia de noticias.

La información política y también la económica, válgame el cielo, finalmente se han rendido también, al son de ese otro basurero que ha terminado de contaminar al periodismo que son las redes sociales. Como quiera que en él se desarrollan especímenes que mezclan las características básicas de una víbora y un cochino jabalí, en ocasiones con éxito ante una parroquia hambrienta de sangre y heces, el periodismo, digamos una parte de él, ha caído en la trampa de tomar esa vía como el camino del éxito.

Y claro, al final, los telepredicadores de las redes sociales han terminado por creerse periodistas y cada día escupen con naturalidad lecciones y consejos a quienes nos hemos formado, hemos estudiado, nos hemos dejado la vista para perfeccionar nuestra labor y llevamos décadas tratando de honrar nuestra profesión.

Casos los hay a miles, pero esta semana nos hemos topado de bruces con uno de ellos, un tipo (me resisto por poco a decir tipejo) llamado Juanfra Colomina, un subproducto miserable de la factoría de la giliprogrez, elaborado concienzudamente en el laboratorio del PSOE y aderezado por esa parte de la Universidad que contribuye, con profesores con carné de partido como Fernando Martínez, al diseño de falsarios de partido con las redes sociales como hábitat natural, que pasan toda la vida tratando de encontrar un ‘puestecico’ a la sombra de su partido, a base de vomitar en redes las consignas de éste con una muy lejana apariencia de veracidad.

El lunes, el tal Juanfra se dirigió a un periodista, a un profesional de esRadio Almería, para cuestionar los criterios de elección de la información en nuestra emisora, tras un acto para profesionales de la información convocado por su partido, que lo tiene a él escupiendo en redes sociales, sin que todavía nadie haya explicado qué tipo de remuneración o relación contractual tiene con la agrupación municipal socialista.

Querido Juanfra, obviamente estás muy lejos de alcanzar una categoría que convierta en pertinente perder siquiera ni un segundo darte alguna explicación sobre nuestro trabajo, pero te aseguro que cualquier profesional del periodismo te explicará esas dudas que albergas sobre nuestra labor. Otra cosa ya, muy diferente, es que tú tengas la más mínima capacidad de entender nada que no sea tu sectarismo, tu partidismo y tu totalitarismo que, en los tres casos, te viene de serie. 

Victor Hernández Bru
licenciado en Ciencias de la Información y posee suficiencia investigadora por la Universidad Complutense, doctor en Humanidades (Historia) y máster en Comunicación Social por la Universidad de Almería y máster en Administración y Dirección de Empresas por ESIC. Ha dirigido diversas empresas de comunicación como socio-director, como Presssport Comunicación e Imagen y Estudionet Márketing On Line; trabajado en prensa escrita para Ideal (23 años), es responsable de comunicación de importantes empresas de diferentes sectores, como Grupo Agroponiente, Jarquil, Segusán Seguros y dirige las emisoras esRadioAlmería.com y RadioMarcaAlmería.com. Ha publicado su tesis doctoral, Historia de la Prensa de Almería, y la novela Diario de un Maltratador, además de diversos artículos especialmente enfocados sobre la historia del tiempo presente en España.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,699SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad