Lo que nos une

En estas recuperadas conversaciones de taberna que nuevamente disfrutamos, surgió un tema que cada vez resulta más frecuente cuando Baco se sienta a la mesa, y es que parece que la situación de desfragmentación y odio que se está generando en España entre bandos ideológicos favorece siempre a la izquierda, gran beneficiada de la situación de crispación que recurrentemente alienta.

Por eso nos propusimos cambiar el ritmo de la conversación y hablar de lo que nos une. Evidentemente para un Español de bien es sencillo encontrar puntos en común; el amor a una bandera, el gol de Iniesta, los comercios del barrio de toda la vida, la belleza de un olivo, un caballo bien domado, la bravura de nuestros toros, nuestra bendita siesta, la Alhambra, Lorca o el Helado de los Italianos para mis paisanos, la valentía de los tercios de Flandes o de nuestros cascos azules, la nobleza de un buen perro o la maravillosa comida que podrías disfrutar en cualquier punto de nuestra geografía, sin encontrar excepción. En definitiva, podríamos escribir sin copiar tantas páginas como las que escribió el negro de Sánchez en su tesis doctoral y no acabaríamos.

Pero claro, es que en esta España que vivimos, los puntos en común no sólo se componen de luces; porque al español de bien también le une el recuerdo de Miguel Ángel Blanco o Luis Portero, el miedo a ir a Hipercor o veranear en Benidorm, le une el dolor por el desprecio a las víctimas de ETA y el acercamiento de presos al País Vasco, nos une el miedo por el destino de nuestros mayores, la velada eutanasia practicada en nuestras residencias en las que se prohibió llevar enfermos a los hospitales, nos une la desesperación de ver el coladero económico para el que se creó el ministerio de igualdad, paradigma del despilfarro, nos une la nula confianza en el Sr. Simón que nos decía que las mascarillas no servían para nada para luego imponerlas por decreto, nos une la impotencia de ver a los golpistas catalanes en la calle como si de un delito de hurto se tratase, nos unen las lágrimas derramadas al presenciar el drama humano que acompaña a las pateras que arriban a nuestras costas tras un evidente efecto llamada, también nos une un gobierno encabezado por separatistas y Bildu, el presenciar impotentes como el dinero de los parados andaluces acabó derrochado sin escrúpulos en prostitutas y cocaína, mientras las causas prescriben lentamente en los Juzgados de Sevilla, nos une la censura en redes sociales, la incertidumbre ante una vacuna exprés y la sensación de acercarnos cada vez más al abismo del comienzo una dictadura comunista en nuestro amado país, que siempre se sintió libre.

Por eso, por lo que nos une, seguiremos defendiendo en nuestros bares, nuestros círculos, nuestro trabajo o nuestros artículos aquello que creemos justo, y es que nadie ha nacido nunca perteneciendo a un partido político. Hemos nacido perteneciendo a una familia, a nuestro barrio, a nuestros amigos, a nuestra libertad, recuperemos el sentido universal de nuestra cultura y nuestra historia. Nos tendrán enfrente.

Antonio Estella Pérez.

Antonio Estellahttp://www.mlalegal.org
Socio director del despacho de abogados Mlegal. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada se especializó en derecho de los negocios en las prestigiosas escuelas jurídicas Harvard Law School e Instituto de Empresa, para posteriormente comenzar su carrera profesional en despachos internacionales como Garrigues, Deloitte y MLA. En la actualidad compagina su ejercicio profesional con la colaboración en distintas universidades y escuelas de negocio como profesor

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,698SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad