El Castillo de Santa Catalina acoge la exposición fotográfica ‘Nocturnas 199-1960. Mientras la ciudad duerme…’

La muestra, organizada por el Ayuntamiento y Acción Cultural Española, podrá visitarse gratuitamente hasta el próximo 25 de julio en las salas San Nicolás Alta y San Juan Alto.

El Castillo de Santa Catalina ha acogido hoy la inauguración de la exposición fotográfica ‘Nocturnas 1900-1960. Mientras la ciudad duerme…’, organizada conjuntamente por el Ayuntamiento y Acción Cultural Española y que rinde homenaje a la vida nocturna en las principales ciudades de España en la primera mitad del siglo XX. La muestra permanecerá hasta el 25 de julio en las salas San Nicolás Alta y San Juan Alto, donde podrá visitarse gratuitamente de lunes a domingo en horario interrumpido de 11.00 a 20.30 horas.

La inauguración ha estado presidida por la concejala de Cultura, Lola Cazalilla, y la comisaria de la Muestra Lucía Laín. Según ha explicado Cazalilla, la exposición es «una invitación a recorrer las calles de estas ciudades y adentrarse en sus tabernas, cafés, cines o teatros» gracias a las fotografías que dan contenido a una exposición que es una apología a la luz de la noche y la evolución de su alumbrado.

En la muestra se ponen en valor los grandes nombres de la fotografía española del pasado siglo. Los autores que firman las 120 fotografías en blanco y negro que conforman ‘Nocturnas’ se remontan a los primeros maestros del fotoperiodismo como Alfonso, Cortés y Santos Yubero en Madrid, Brangulí, Gaspar, Sagarra y Torrents en Barcelona, Pacheco en Vigo o el fotógrafo y editor Lucien Roisin, que recorrió con su cámara toda la geografía española.

Gracias a sus instantáneas se puede conocer también el trabajo de las personas encargadas de mantener en funcionamiento la maquinaria de la gran ciudad en la noche: los conductores de los últimos tranvías, obreros de la construcción, camareras, faroleros y serenos. Todo ello se podrá ver en las paredes de la sala pobladas de imágenes de la noche a gran formato y con citas literarias de los escritores y periodistas coetáneos que aluden a la noche y sus habitantes.

La mayoría de los fotógrafos son españoles, pero también fotógrafos como Adolfo Zerkowitz, fotógrafo austríaco afincado en España, o Ruth Matilda Anderson, fotógrafa estadounidense que viajó por España con la Hispanic Society.

La exposición traza un doble recorrido temporal desde el anochecer hasta las primeras luces del alba y desde las primeras fotografías nocturnas, en los albores del siglo XX, hasta los años sesenta en una sociedad cada vez más movilizada y donde la mujer empieza a cobrar un mayor protagonismo.

Una evolución que truncará la oscuridad impuesta por la Guerra Civil recuperada posteriormente con la apertura de las salas de fiestas, cuando la normalidad de serenos, barrenderos y operarios retoma las primeras horas del alba para poner en marcha la ciudad y la vida. La llegada de la nueva luz de la modernidad y de un nuevo amanecer queda reflejada con las imágenes de fotógrafos de la talla de Portillo, Henece o Catalá Roca.

Con los avances técnicos se inaugura la posibilidad de conquistar la noche en las ciudades, tanto por la proliferación del alumbrado público como por la posibilidad de captarlo al acortarse los tiempos de exposición de las fotografías, acercándonos al concepto de instantánea de la fotografía contemporánea.

La ciudad de Cádiz está representada por una pequeña muestra de las fotografías que José Reymundo tomó durante los festejos celebrados en las noches gaditanas de la primera mitad del siglo pasado: las iluminaciones en las fiestas del Corpus, los bailes de Carnaval, eventos y exposiciones. Fotografías todas ellas conservadas en el Archivo Histórico Municipal de Cádiz que constituyen un valioso testimonio gráfico de los trabajos de diseño e iluminación del pintor y proyectista Antonio Accame.

En la exposición se pueden ver, además, tres audiovisuales. El primero se titula ‘Fotografiar la noche’, que introduce en la fotografía nocturna desde una perspectiva internacional con presencia de fotógrafos extranjeros. El segundo es ‘Nocturno en la Alhambra’, una interpretación a partir de una serie del fotógrafo Manuel Martín de Victoria en la Alambra en plena noche apenas iniciado el siglo XX. El tercer audiovisual, ‘El alegre Paralelo’, es un fragmento del documental rodado en Barcelona en 1964 dirigido por Enric Ripio Frieseis y Joseph Maria Ramón en Barcelona en 1964.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo que cuenta con 169 fotografías de los grandes maestros de la primera mitad del siglo XX y con un texto ilustrado y firmado por la comisaria de la muestra, Lucía Laín, que propone un recorrido desde los orígenes de la fotografía nocturna en ciudades como Nueva York, Londres o París a su irrupción y desarrollo en España y con diseño de Mauricio D’Ors.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,736SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: