Matemáticas, inglés y «autoCOÑOcimiento»

“¡Apaga la tele y enciende tu clítoris!”. No. Este no es el mensaje promocional de un programa de televisión que transmitirá La Sexta o Antena 3. ¡No!. Esta es la propuesta de la alcaldesa socialista de Getafe a las niñas, a través de la publicación de seis guías dirigidas a colegios e institutos para que las alumnas mejoren su “autocoñocimiento”.

Son unas “geniales guías” que el Ayuntamiento ha elaborado para invitar a los infantes, niños, adolescentes, jóvenes (sí, a esos seres que recién están descubriendo un cambio en su cuerpo, se encuentran en ´esa etapa complicada´ o simplemente viven un estallido atómico de hormonas cada día) a “descubrir el sexo a lo grande” y “vivirlo sin límites”.

A ver, vamos por partes. Es necesario -e imperativo- una correcta y completa educación sexual desde la temprana infancia. Con términos adecuados para que quienes la reciban puedan comprender cómo funciona el cuerpo humano, que las relaciones sexuales forman parte de nuestra naturaleza y que como todo acto puede acarrear consecuencias, por lo que es necesario ser aquí también absolutamente responsable.

Pero todo esto debe ser manejado como un traje a la medida de quienes reciben el mensaje. Estamos hablando de niños, adolescente y jóvenes en una etapa de exploración a lo bestia, acompañada lamentablemente por elementos no tan sanos como teléfonos inteligentes, acceso ilimitado a la tecnología y música con un alto contenido sexual de inicio a fin.

Dicen por ahí que ´el conocimiento es poder´. Y yo soy muy fan de esta frase, pero ¡cuidado! Existe una línea muy delgada entre educar e incitar. Los discursos son excelentes conductores hacia … (inserte aquí el fin que quiera conseguir). Si los adultos son perfectamente manejables con discursos de cualquier índole y conducidos a comportarse – opinar de determinadas maneras, imagínense entonces cómo estos textos pueden influir en adolescentes que no saben siquiera por qué es necesario ducharse todos los días.

Rebeldes de género. Así se llama el proyecto que el consistorio getafeño ha prescrito a través de seis guías, para que “curiosees y te sorprendas”: “Despatriarcando el sexo”, “despatriarcando el amor”, “despatriarcando masculinidades”, “despatriarcando las parejas”, “despatriarcando lenguajes” y “despatriarcando cuerpos”. Esta última guía es la más llamativa de todas por su contenido con dibujos explícitos, que propone a las niñas incrementar su ´autocoñocimiento´ mirándose la vulva frente al espejo :

  • Espejito, espejito mágico… ¿sabes quién es la más guapa?
  • ¡Qué va, lo que quiero saber es cómo es mi vulva!.

Sé que puedo ser leída como una persona extremadamente conservadora pero insisto ¿pueden por unos segundos visualizar quienes son las personas que recibirán este contenido?.

Confieso que siento una profunda pena si esto llega a concretarse, porque compruebo una vez más cómo los adultos –y en este caso el sistema educativo- acelera las etapas madurativas de los niños y adolescentes.

La infancia y adolescencia son las etapas más cortas de nuestra existencia y también las más importantes. Lo que se viva y conozca en este periodo puede marcar significativamente la adultez, por eso insisto en esa frase que usan incansablemente los padres: todo a su tiempo.

¡Y es verdad!

Una mujer tendrá una vida adulta entera para explorar su clítoris, conocer todos los placeres que este punto del cuerpo le proporcionará como una fuente inagotable de agua y hasta publicar en Instagram que el fin de semana se masturbará con su satisfayer. Libre albedrío, le llaman a eso. Pero vayamos por parte.

No se trata de castrar la naturaleza humana ni tampoco contar los cuentos clásicos de Disney, pero antes del diálogo del espejito frente a la vulva quizás sería más conveniente que cada niño, niña, adolescente, joven se sienta totalmente empoderado de su cuerpo, con plena confianza de acudir a un adulto cuando sea víctima de acoso escolar o sexual porque creerán en su testimonio y por supuesto que sepan al menos cuales son las capitales de las comunidades autónomas de España.

Betty Hernández.

Betty M. Hernández
Periodista, locutora y migrante. Experta en escritura digital, periodismo institucional, radio y redes sociales. Es venezolana, de padre canario y madre portuguesa, vive en Granada desde el 2019.

Articulos Relacionados

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,696SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad