¡Todos somos impostores!

“Veo a todas estas personas y pienso: ‘¿Qué demonios estoy haciendo aquí?’. Todos ellos han realizado cosas asombrosas. Yo simplemente fui adonde me enviaron”. Esto fue lo que le dijo Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la luna, al escritor Neil Gainman durante una convención de artistas y científicos.

Un planeta entero vio a través de las pantallas de sus televisores cómo por primera vez un ser humano colocó un pie sobre el único satélite natural de la tierra, pero este astronauta no se creía merecedor de tantos halagos y distinciones ¡Qué curioso!

Síndrome del impostor, así se llama el trastorno psicológico que impide a las personas exitosas reconocer sus logros y talentos. Se estima que siete de cada diez personas lo han padecido al menos una vez en sus vidas. Es más común de lo que se cree, suele convivir entre nosotros sin distinción de edad, género, profesión u oficio y en definitiva se convierte en una gran sombra que impide avanzar y disfrutar de los triunfos.

Siempre me ha llamado la atención todo lo que la mente es capaz de crear y hacernos creer. Realidades paralelas, voces perturbadoras y en este caso una convincente sensación de ser un absoluto fraude, un sinvergüenza mentiroso que engaña a todos porque ´no se es tan bueno como los demás creen´ y que en definitiva merece ir a la hoguera por impostor.

Lo peligroso de este síndrome es que es capaz de minimizar a quien lo padece y hacerlo vivir desde el miedo a ´ser descubierto´. Se presenta un continuo temor a través de pensamientos como: ¿Qué pasará cuando descubran que no soy lo que ellos piensan? ¡No merezco este ascenso! ¡No sé hacer mi trabajo!

Es muy probable que muchos de nosotros hemos sentido alguna vez esta sensación de ser un fraude o convivimos con ella a diario. Rosa Montero, escritora y periodista española, ha reconocido padecer del Síndrome del impostor, Woody Allen, escritor, actor y director de cine estadounidense, y también Emma Watson, la conocida actriz británica que interpretó el personaje de Hermione Granger en la saga de películas de Harry Potter.

Y quizás la clave para no dejarnos vencer frente a este trastorno sea luchar contra nuestra propia mente. Demostrarle que está equivocada. Aprender a confiar en nosotros mismos. Reconocer nuestros talentos y virtudes, esos que automáticamente nos convierten en personas únicas. Y por supuesto buscar ayuda si sentimos que no podemos manejar la situación.

´Fake it until you make it´. Finge hasta que lo consigas. Este aforismo inglés me encanta y es únicamente bajo esta premisa que me gusta fingir. Es una expresión muy utilizada para sugerir que si te cuesta tanto creer en tus talentos, entonces imites ser una persona llena de confianza, optimista y competente, por ejemplo. Al hacer este ejercicio o actuación, depende como lo quieras ver, te darás cuenta que posees todas esas cualidades y obtendrás el resultado deseado.
En definitiva se trata de hacerle trampa a nuestra propia mente y reconocer que quizás todos, en algún momento de la vida, hemos sido unos impostores.

Betty Hernández.

Betty Hernández
Periodista, locutora y migrante. Experta en escritura digital, periodismo institucional, radio y redes sociales. Es venezolana, de padre canario y madre portuguesa, vive en Granada desde 2019.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,715SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: