La gran apuesta

La última gran sorpresa que nos ha preparado el BOE ha sido la modificación de la Ley 3/20 (la que hace frente al Covid en la Administración de Justicia) para colarnos la paralización de los concursos necesarios hasta Junio de 2022, lo que implica -a efectos prácticos-, que hasta Septiembre de 2022 no hay obligación para el empresario de declararse en concurso, es decir, cerrar su empresa por deudas. Pero va más allá, el acreedor que quiera solicitar a dicho empresario que rinda cuentas tampoco podrá hacerlo, porque también prohibe la admisión de los concursos necesarios.

¿Y esto qué significa? ¿Es realmente esta modificación merecedora de un artículo en este prestigioso diario? juzguen ustedes mismos:

La empresa de material de papelería Carletes S.L. vende a su cliente Mafia S.A. diez mil euros en material de oficina pagaderos a sesenta días. El Administrador de Mafia S.A., que se barrunta el cierre de la empresa por tensiones de liquidez y una sanción tributaria está pensando en ir a concurso de acreedores y cerrar, cuestión que Carletes desconoce.

Mafia no sólo compra material de oficina, sino que realiza el evento aniversario de la empresa con la liquidez que tiene en caja, compra cuarenta cestas de navidad para sus empleados (pagaderas a noventa días), renueva el leasing del coche y contrata a su sobrino como nuevo director general al que dobla el sueldo respecto al anterior para tratar de reflotar la empresa. Evidentemente cuando han pasado los sesenta días Carletes no cobra.

Carletes llamará a su abogado que iniciará una reclamación de cantidad, que en el mejor de los casos durará un año y medio, esto es hasta mediados de 2023. Si Mafia no tiene dinero ahora, imagine en esa fecha.

La gran esperanza para estos acreedores era el mecanismo del concurso necesario que permitía al acreedor perseguir el patrimonio de la empresa, deshacer los actos imprudentes y atacar el patrimonio personal del empresario negligente, pero por obra y gracia de su Sanchidad acaba de desaparecer.

También les puedo poner el ejemplo contrario, como Carletes no cobra acude a su banco y dispone de la totalidad de la línea de crédito que tenía concedida. Carletes hacía uso de ella para solventar tensiones de liquidez desde la entrega de material y emisión de factura hasta el efectivo cobro, pero dada la situación se ve obligado a pedir al banco todo el dinero preconcedido.

Una vez llegue el vencimiento de la póliza Carletes no puede reintegrar el dinero porque Mafia no le ha pagado, ni falta que le hace porque sabe que hasta Septiembre de 2022 nadie le pedirá cuentas, y una vez lo hagan ya habrá solicitado mecanismos de insolvencia más favorables y protectores como el concurso voluntario, dejando al Banco descompuesto y sin novio.

Así que juzgue usted querido lector si algún abogado perverso les alumbra con el mecanismo de retirada de efectivo bancario, sabiendo que al menos hasta mediados de 2022 nadie la pedirá cuentas. ¿Han visto ustedes la película «La gran apuesta»? pues prepárense para una nueva burbuja y vayan retirando el efectivo de sus bancos.

Antonio Estella Pérez.

Antonio Estella
Antonio Estellahttp://www.mlalegal.org
Socio director del despacho de abogados Mlegal. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada se especializó en derecho de los negocios en las prestigiosas escuelas jurídicas Harvard Law School e Instituto de Empresa, para posteriormente comenzar su carrera profesional en despachos internacionales como Garrigues, Deloitte y MLA. En la actualidad compagina su ejercicio profesional con la colaboración en distintas universidades y escuelas de negocio como profesor

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,717SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: