Elías Bendodo afirma que el PSOE-A siempre ha sido el «mayor peligro» para Canal Sur

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de Andalucía, Elías Bendodo, ha defendido este jueves ante el Pleno del Parlamento que la dotación que se contempla para la Radio Televisión de Andalucía (RTVA) en los presupuestos de la comunidad para 2021 garantiza el futuro de la cadena autonómica y el mantenimiento de los empleos y ha advertido de que el PSOE-A siempre ha sido el «mayor peligro» para el ente público.

Así se ha pronunciado Bendodo ante el Pleno de la Cámara en respuesta a sendas preguntas formuladas por PSOE-A y Adelante Andalucía sobre la RTVA, en las que han denunciado que los postulados de Vox se imponen en la cadena autonómica, con un ‘recorte’ de 14 millones de euros en virtud del acuerdo presupuestario firmado por el Gobierno autonómico con ese partido.

Canal Sur | TV en directo

Las verdades del barquero

En realidad basta con leer con detenimiento el documento de acuerdo, para concluir que en él nunca se habla de recorte, por cuanto la partida anual para la RTVA sigue siendo la misma: 157 millones de euros. Se trata -sin embargo- de una exigencia de ahorro de 14 millones de euros en visos de ajustar la necesaria eficiencia del ente público, y que la Junta no tenga que realizar constantes y tradicionales enjuagues contables con transferencias de crédito a mitad de balance. Algo que históricamente siempre hizo el PSOE cuando gobernaba.

Sirva además el dato de que la principal acusación de los sindicatos orbita ahora en torno al ajuste presupuestario, aunque durante años se mantuvo la mal llamada ‘paz social’ en la que no se invertía ni en renovación tecnológica (obsoleta desde 2012) ni en formación de los propios empleados elevando el recorte hasta llegar a los 90 millones de euros en apenas diez años (años 2008-2018).

A Canal Sur se le atraganta su trigésimo aniversario | España | EL PAÍS
Protesta de empleados de Canal Sur en los denominados miércoles negros

Preguntamos a trabajadores de Granada, Cádiz, Huelva, Málaga o Sevilla, como testeo para llegar a entender cual es la fijación que tienen unos pocos con el ente público. Queremos llegar a entender cuál es el mal endémico que enfrenta a gobernantes y trabajadores, en un canal que debería ser campo neutral de información.

Nos citamos con operadores de cámara, productoras, redactores de la radio y televisión que coinciden mayoritariamente en algo: asisten exhaustos a un nuevo capítulo de injusticias. Prefieren mantener el anonimato, aseguran que Canal Sur es un campo de batalla en el que ‘si no estás de parte de algunos sindicalistas, te ves sola peleando tus derechos. Si no obedeces a depende qué jefe, te arrinconan o abren expediente, y si te ven obedeciendo -sin más- las órdenes de sus coordinadores, te hacen la cruz los liberados’.

No sabemos a quién debemos obedecer, y solo quiero llevar a mi casa un sueldo digno. En veinticinco años nunca había vivido algo similar. Todos siempre han querido manipularnos.

La realidad de Canal Sur no trasciende, porque no le interesa ni al ciudadano que ya no se da cuenta ni cuando el canal se va ‘a negro’: porque la etiquetó en su momento y no la quiere ni sintonizada en su televisor.

Las audiencias son el fiel reflejo de que el modelo de consumo ha cambiado, pero Canal Sur no se ha adaptado, aunque ha gozado anualmente de presupuesto y personal suficiente. Sin embargo ha llenado sus parrillas de programaciones de producción externa, arrinconando la propia, que gozaba de muy buena salud en los primeros años de desarrollo de la RTVA.

Dentro, en las redacciones, la batalla se fragua entre pluses consolidados de empleados que ya no ocupan cargos de responsabilidad, coordinadores de centros regionales a los que se les ha retirado el plus de antigüedad que por ley les pertenece, informáticos responsables de la ingesta y correcto funcionamiento de la materia principal de una tele y radio: la informática; que han tenido que acudir durante años al mercado de la segunda mano porque sus ‘máquinas’ están descatalogadas desde 2008 y no se fabrican ya piezas de repuestos, documentos visuales valiosísimos grabados en analógico, que hablan de la memoria de Andalucía, abandonados a la suerte de mantenimiento de archiveros que piden ayuda desde hace una década por no poder digitalizarlos adecuadamente, edificios que se caen a trozos por la falta de mantenimiento y trabajadores que han visto como ‘otros’ han ocupado plazas ‘a dedo, sin siquiera ser periodista o pasar por una obligada oposición: por el canal directo de la friega sindicalista.

Trabajadores de Canal Sur explotan contra Juanma Moreno

En el siempre desconocido consejo de administración -cuentan algunos entrevistados-, solo saben decirnos que un grupo de profesionales periodistas propuestos por los grupos parlamentarios C’s, Adelante Andalucía y Vox han visitado los centros regionales, animando y manteniendo encuentros con trabajadores, productoras, asociaciones y colectivos varios, tratando de ayudar en lo indecible a pesar de su ‘estático cargo estático’ del que poco trasciende a la opinión pública. ‘Realmente es fácil acceder a ellos porque son compañeros y compañeras de profesión a los que ya conocíamos de antes’, asevera una trabajadora simpatizante de CCOO que nos atiende. Poco más sobre el consejo del que dice nuestra colaboradora, que ‘son sillones históricamente ocupados por PP y Psoe como pago de favor por estar, o haber estado’.

Y en esa vorágine, quienes tratan de seguir aportando periodismo tratando de sacudirse el yugo de un plan traído desde Génova -con nombre y apellidos- y ejecutado con frialdad por alguien que ni siente Andalucía ni la entiende, porque tampoco activó nunca la capacidad de escuchar, analizar y empatizar. Simplemente porque su plan no está en hacer mejor la RTVA, sino en servirse de ella como banco de pruebas y volver a la capital y cobrarse la promesa de un jugoso cargo en la RTVE o Tele Madrid. Muchos no quieren ni citar su apellido, como el que atrae los males.

Esa es la realidad de Canal Sur. No se engañen. Y en paralelo, un grupo cada vez menos numeroso de sindicalistas incapaces de remangarse y dejar sobre la mesa su ‘vitola de liberados’ para ayudar a sus propios compañeros durante el confinamiento -ni cuando solo unos pocos valientes decidieron poner en riesgo su salud y la de sus familias a cambio de seguir siendo útiles a la ciudadanía- Unos tristes ‘manifas’ capaces de ‘llevar a negro un canal’ con tal de mantener sus privilegios de décadas, alejados de la realidad de la profesión en la calle.

El subdirector general de la RTVA, Joaquín Durán, en la comisión de...
El exsubdirector general de la RTVA, Joaquín Durán, en la comisión de control del Parlamento. Imagen archivo 2014

La RTVA ha sufrido durante años el manoseo y uso interesado político y sindical de las izquierdas, repartiendo ingentes cantidades de dinero entre sus ‘productoras pata negra’, resumidas a cuatro afines y ahora, a las puertas del 2021 y con un Psoe arrinconado por los ecos de los casos de corrupción, carente de credibilidad, dividido hasta su entrañas, con una Susana Díaz amortizada desde Madrid, y con la publicación constante de unos barómetros que apuntan a la continuidad de los gobiernos de derechas, ya no le es rentable ni útil Canal Sur: ahora toca enterrarla cuanto antes, y que la culpa la tengan otros.

El presupuesto contará con 3,5 millones adicionales para renovación tecnológica, algo que ‘olvidan’ los sindicatos contar en sus asambleas con trabajadores.

Presupuesto suficiente

El consejero Elías Bendodo ha señalado que la RTVA contará en 2021 con un presupuesto similar al de este ejercicio, algo más de 140 millones, más otros 3,5 millones para renovación tecnológica. Estas partidas, según ha asegurado, garantizan el servicio público y el mantenimiento del empleo.

Asimismo, ha querido dejar claro que no es función del Gobierno autonómico decir al equipo directivo de la RTVA cómo tiene que gestionar la empresa. Ha indicado que la Junta no interviene en la RTVA, a diferencia de lo que el PSOE y Podemos están haciendo en RTVE.

Ha agregado que el equipo directivo de la RTVA, una vez que se apruebe el presupuesto de la comunidad para 2021, deberá trabajar en un plan de eficacia y eficiencia. Se ha mostrado convencido de que Canal Sur avanzará en la modernización tecnológica y se adaptará al nuevo escenario audiovisual español.

Dirigiéndose al PSOE-A, el consejero ha criticado que ese partido se mostrara en contra de que la Junta transfiera a la cadena 11 millones de euros para cerrar el presente año y, sin embargo, ahora exija que se le aporten diez millones más para garantizar su futuro: «Eso es soplar y sorber el mismo tiempo», según Bendodo, para quien se «retrata la deriva del PSOE-A, que ni está ni se le espera».

Coronavirus Andalucía: Bendodo, en cuarentena por su contacto con Ana  Pastor, qu...

Asimismo, ha indicado que el Psoe-A ha sido siempre el «mayor peligro» para la RTVA porque la consideraba «una herramienta más del régimen»: «Eso se acabó y la RTVA es ahora libre y profesional».

En cuanto a Adelante Andalucía, el consejero ha señalado que a los partidos que componen ese grupo parlamentario les «cuesta trabajo comprender» que la RTVA sea un organismo autónomo e independiente, dado que el modelo de Podemos con los medios de comunicación es de «control absoluto».

El Psoe-A, por su parte ha denunciado el acuerdo con VOX para reducir la dotación de la cadena autonómica y que mantienen, ha tenido el rechazo unánime de toda la plantilla de la RTVA, de sindicatos, del colegio profesional de periodistas, de asociaciones de prensa y del propio consejo de administración de la RTVA, según ha dicho. «Los postulados de la extrema derecha se imponen en Canal Sur», según ha señalado Conejo, quien ha alertado de que se ha firmado realmente «desmantelar Canal Sur». Ha pedido a la Junta que dé marcha atrás en el acuerdo con Vox y garantice un servicio público esencial como la RTVA.

El diputado de Adelante Andalucía Jesús Fernández ha exigido a la Junta que financie justamente la RTVA, porque que está «infrafinanciada». «Les debería dar vergüenza recortar 14 millones en un presupuesto de más de 40.000 millones», según ha señalado, apuntando que en la cadena autonómica se está imponiendo la «ideología rancia» de Vox.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,676SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad