El árbol de la humanidad

El árbol de la Humanidad lleva tiempo donde sus ramas ya descansan amargamente sobre el suelo.

Conforme el tiempo avanza, el ser humano acrecienta su miedo a que este árbol se deshoje como debiera de ser por su propio ciclo natural de la vida. Pues como un árbol de hoja caduca, el árbol de la Humanidad debe deshojarse, para que vuelva a florecer la vida en él.Para mí, el árbol de la Humanidad es como un gran cerezo, cuyas coloridas flores son las primeras en anunciar el fin del invierno.

La Humanidad, en estos momentos, camina hacia su propia destrucción. Las hojas –los humanos- nos hemos aferrado en ir contra natura, pretendiendo ser hojas perennes en este árbol de la Humanidad, cuyas hojas son caducas. Un árbol donde sus ramas y su tronco llevan años dando muestras de una putrefacción terminal.

Con el devenir de los siglos hemos convertido a la muerte en una creencia superflua, que la psique humana, en estos momentos no sabe cómo asimilar los acontecimientos mortales de los que estamos siendo testigos, o víctimas.

Hoy, un día cualquiera del mes de diciembre del año 2020, la muerte se ha convertido en el pan diario de nuestras conversaciones, por lo cual hemos vuelto a dar un giro radical con respecto a lo que representa. De la adoración como un ritual del que formamos parte, hemos pasado a ser quienes a toda costa luchemos por erradicarla, o intentar que se prolongue la vida más allá de lo que nos está permitido como simples mortales.

Somos como una rama de nogal queriendo coger en el aire las hojas que se les desprenden, por el cambio de estación o bien por una enfermedad que le aqueje.Hoy la muerte, el miedo a la misma, se ha convertido en un arma institucional como en los tiempos más arcaicos de la Humanidad. Un arma que se ha escapado del control de quienes pretenden, sin mucho afán, en gobernarnos. Pero que de alguna forma nosotros mismos nos hemos convertido en corderos. Animalito camino del matadero, obedientes y sonrientes.

Desde estas líneas para nada justifico los millares de muertes que está provocando la mano humana con esta pandemia. Mis respetos a sus familiares… Pero… ¡Sí critico!, la psicosis colectiva que este fenómeno artificial nos está provocando y que va en aumento.

Una psicosis, que no me preocupa por las muertes, hoy dictaminadas a granel como «COVID». Me preocupa la situación en la cual estamos cayendo y que parece que a la sociedad actual les viene al fresco y menos a quienes las gobiernan.La economía del ciudadano de a pie está en clara extinción. Una crisis no de mortalidad, sino de subsistencia, es a lo que nos está llevando esta psicosis por el COVID. Permítanme la osadía de compararnos a las palmeras que en nuestro país se han visto y se ven afectadas por el picudo rojo, donde en la mayoría de los casos el resultado final de la palmera ha sido, su tala.

El COVID es una realidad, tan real como la propia psicosis destructiva que ha originado.Hoy,  ¿ya no se muere de un simple paro cardiaco?, por citar un ejemplo.

Jose Antonio Córdobahttps://escriturastemplariasweb.wordpress.com/
Investigador, articulista y escritor. Edad 50 años. De origen canario, lleva afincado en Sanlúcar de Barrameda desde 1987. Ha estado vinculado a movimientos asociativos y culturales, casi veinte años. Su actividad se desarrolla en torno a la historia nacional, la Ufología, fenómenos extraños, civilizaciones antiguas, y desde el año 2000, se viene centrando en la Historia de los Templarios. Divulgador histórico

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,701SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad