Los presupuestos tienen precio, y se llama España

Estos presupuestos generales, soportados por quien reconoce sin ambigüedad ser enemigo de España, son un reflejo del País que empezó a construir Zapatero -de aquellos barros estos lodos- de manera que han vendido nuestra querida Patria a aquellos que la detestan

Esta semana por fin el Congreso de los Diputados nos ha dado una buenísima noticia, se llama D. José María Figaredo y es un jovencísimo diputado que ha sido capaz, y no es poco, de hacer que Adriana Lastra se retuerza en su butaca buscando madriguera, cual ratón de campo.

El motivo es que ha sabido ponerle nombre y apellidos a los presupuestos generales del estado, coladero económico y asfixia para el Español de a pie, apuntando directamente a altos miembros del bipartidismo español que gozan de un retiro dorado en distintas asociaciones y organizaciones de dudosa utilidad para el país, pero con presupuestos abultados.

Y es que este joven diputado con lúcido discurso (a estas alturas es lógico pensar que pertenezca a VOX) ha sabido establecer una clarísima conexión entre los 6.500 millones de euros que se pierden por el retrete del enchufismo y el nepotismo español, con las necesidades del ciudadano medio; o lo que es lo mismo, ha explicado con claridad que con el cierre de los chiringuitos amparados por los presupuestos podríamos, por ejemplo, bajar el IVA del 21% al 17%, ahí lo deja.

Y es que parece que esa lacra política que se llama bipartidismo tiene copadas las instituciones del Estado con un nivel de fango tal, que resulta imposible bucear en los dos principales partidos sin mancharse. Unos por acción, como es el caso del PSOE que sin pudor ni vergüenza promueve la asociación con el «Consorcio de amigos del club del tiro en la nuca» o establece convenios con el «Chiringuito de esteladas y embajadas» indistintamente, mientras que el PP -supuestamente principal partido de la oposición- se dedica a pedir más dinero para ONG´s con la firme intención de seguir alimentando ese monstruo de hambre económica insaciable, a la par que vacía el bolsillo de los ciudadanos. Y es que Casado no ha sabido (o no ha querido) limpiar esa mala reputación de amantes del dinero que antepone su partido a las necesidades de España.

Estos presupuestos generales, soportados por quien reconoce sin ambigüedad ser enemigo de España, son un reflejo del País que empezó a construir Zapatero -de aquellos barros estos lodos- de manera que han vendido nuestra querida Patria a aquellos que la detestan, y como ejemplo no hay más que ver la incólume y perenne sonrisa de Monedero y su radical séquito, bastión del odio a todo lo Español.

Los presupuestos tienen un alto precio, se llama España, que difícilmente podrá soportar en una misma época un gobierno comunista y una pandemia, que anuncia una crisis inminente y sin antecedentes conocidos a los que agarrarnos. Olvídense los optimistas, porque lo aprendido en la crisis de Zapatero no nos servirá de nada. Y es que como afirmó Edmund Burke «para que el mal triunfe solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada«. Al menos aún nos queda en el congreso un hombre bueno y de futuro, contamos con Figaredo.

Antonio Estella Pérez.

Antonio Estellahttp://www.mlalegal.org
Socio director del despacho de abogados Mlegal. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada se especializó en derecho de los negocios en las prestigiosas escuelas jurídicas Harvard Law School e Instituto de Empresa, para posteriormente comenzar su carrera profesional en despachos internacionales como Garrigues, Deloitte y MLA. En la actualidad compagina su ejercicio profesional con la colaboración en distintas universidades y escuelas de negocio como profesor

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,698SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad