Unicaja también gana en Europa (79-83)

El Unicaja dio un paso de gigante en Brescia para acabar en el primer puesto del Grupo B de la Eurocup (79-83). La importancia de acabar líder es relativa, no garantiza un grupos más asequible en el Top 16. Pero el equipo malagueño prolongó una racha victoriosa que debe fortalecer su confianza. Buenas noticias y también malas. La lesión de Gal Mekel en su mano izquierda tras cinco minutos de partido deja huérfana la posición de base. Darío Brizuela se comió una minutada como las de Alberto en etapas anteriores para solapar esa ausencia, también con algunos minutos para Pablo Sánchez para dar resuello. Y Jaime Fernández aún no está para volver. Así que el futuro inmediato está complicado.

No fue un partido óptimo del Unicaja, que sufrió defensivamente en el bloqueo directo una barbaridad, pero encontró para ganar el talento de Brizuela y, una gran noticia, de Bouteille, que no salió al partido hasta el minuto 15, cuando se pensaba que su esguince le impediría jugar. El francés completó un gran último cuarto, con canastas fundamentales para recuperar confianza. De esas difíciles, con presión y manos intimidando. Quizá ese partido perdido le ha valido para reordenar ideas. Casimiro insistió de entrada en el plan de alinear a Abromaitis como tres. Obligado en parte por las lesiones, también por lo que planteaba el rival, el manchego planteó alternativas, con minutos para Suárez y Thompson o Abromaitis y Suárez como juego interior. Muy sólido partido también de Rubén Guerrero, cerca del doble doble y con minutos interesantes.

Parecía que el partido podía ser cómodo con un festival de triples en el arranque (9-18), con tres de Francis Alonso, pero no fue así. El interesante ala-pívot TJ Cline martilleó constantemente, acabaría con 22 puntos. Y ahí el Brescia aprovechaba para igualar. con Chery haciéndole daño a Pablo Sánchez. Estuvo el canterano con algo más de aplomo que ante el Murcia, ofreció un relevo que se puede repetir en los próximos partidos a tenor de la situación que hay con los bases. Pero el Brescia estaba ahí metido.

En el segundo cuarto, el Unicaja intentaba estirar pero no lograba romper el partido. En esta primera fase de la Eurocup da para ganar partidos no estar a tope de intensidad y concentración, es también humano que jugadores se relajen cuando ven que no necesitan el máximo para estar arriba en el marcador. Ha sucedido en otros encuentros de esta fase, aunque es algo solventable. Pero eso no sucederá en el Top 16 ni en lo que viene en la ACB, se debe ser consciente de ello.

El tercer cuarto fue mucho menos anotador (46-48 al descanso) y el Unicaja no consiguió romper aunque tuvo varios ataques con siete arriba en el marcador. Pero estaba encasquillado y los triples de Francis Alonso no llegaban esta vez. Se colocó el Brescia por delante en el cuarto final (69-67), pero el buen hacer y el acierto de esos dos fichajes que llegaron a mitad de temporada pasada, Brizuela y Bouteille, arreglaron la situación. El Unicaja depende de sí mismo para ser primero.

Texto: José Manuel Olías / Málaga Hoy

Imagen: Germani Brescia

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,669SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad