Doña Susana, lo público y lo privado

En perfecta consonancia con esa permanente negación de la realidad, doña Susana se mantiene firme en esa miserable premonición que su partido usó durante 40 años, ese mensaje asusta-viejas de que si gobernaba la derecha, se privatizaría todo, incluyendo la sanidad pública.

No puedo decir que me he haya sorprendido, el hecho de que Susana Díaz haya comenzado el año como terminó el anterior: metida en una burbuja de realidad paralela cuyo contenido trata absurdamente de trasladar a sus paisanos andaluces, sin ningún tipo de éxito, básicamente porque pretende contarnos que todo lo que nosotros vivimos día a día es al contrario de como lo percibimos.

Doña Susana, que ha sido presidenta de la Junta durante años y pertenece al partido que la ha gobernado durante cuatro décadas, debe estar muy dolida al ver que una parte de lo que ella nos decía que era imposible conseguir para Andalucía y sobre todo para Almería, se va consiguiendo. 2020 ha sido un año muy duro para ella, con la inauguración y puesta en marcha del Hospital Materno Infantil, las obras en la redia del Almanzora, los aumentos de sueldo para los sanitarios, la contratación récord de maestros y un largo etcétera de las deficiencias tercermundistas a las que su partido nos sometió.

Su táctica, ahora, es negar la realidad; negar que todo eso existe y está en marcha, a pesar de los continuos palos en las ruedas que su partido ha puesto, a pesar del tremendo estado de pandemia en el que nos encontramos.

En perfecta consonancia con esa permanente negación de la realidad, doña Susana se mantiene firme en esa miserable premonición que su partido usó durante 40 años, ese mensaje asusta-viejas de que si gobernaba la derecha, se privatizaría todo, incluyendo la sanidad pública.

Han pasado dos años desde que los andaluces espabilamos y echamos a base de votos a doña Susana de San Telmo. Y en ese tiempo, no sólo no se ha privatizado la sanidad ni nada que fuese ya privado, sino que los niveles de colaboración entre la Junta y las empresas privadas para la concesión de servicios a los andaluces están por debajo de los de la época socialista.

Pero a ella le da igual: ella sigue venciendo la moto, la burra coja y tuerta de que se está privatizando la sanidad. ¿Y sabéis por qué? Porque doña Susana es de ese tipo de personas, muy común por cierto en la izquierda política, que sin oficio ni beneficio, sin preparación ni cultura, sin haber empatado con nadie siquiera en la liga de su barrio, se piensa que es mucho más lista que tú, querido oyente/lector.

Le voy a decir una cosa, doña Susana: más allá de que es usted un tipo de persona que no ve más allá de las siglas que figuran en su carné de partido y a pesar de que las cifras reales reflejan que estos señores del PP y Ciudadanos están concediendo menos espacio a la gestión privada de lo público de lo que lo hacía su partido, la realidad es que la privatización de servicios no sólo no es ningún delito sino que, en realidad, es una extraordinaria solución para muchas cosas que no funcionan en lo público. Si usted se hubiera interesado alguna vez por algo que sonara a Almería, sabría que, por ejemplo, en esta ciudad le pueden dar alguna lección al respecto en el ámbito de la cultura, con la Escuela EMMA, y sobre todo en el deporte, donde pasamos de una nefasta gestión pública de instalaciones deportivas a un floreciente modelo que le ha cambiado la vida a miles de almerienses en relación con la práctica deportiva.

Pero insisto, para eso, usted debía haber tenido algún mínimo interés por esta provincia. Antes, digo. Ahora ya es tarde.

Victor Hernández Bru
licenciado en Ciencias de la Información y posee suficiencia investigadora por la Universidad Complutense, doctor en Humanidades (Historia) y máster en Comunicación Social por la Universidad de Almería y máster en Administración y Dirección de Empresas por ESIC. Ha dirigido diversas empresas de comunicación como socio-director, como Presssport Comunicación e Imagen y Estudionet Márketing On Line; trabajado en prensa escrita para Ideal (23 años), es responsable de comunicación de importantes empresas de diferentes sectores, como Grupo Agroponiente, Jarquil, Segusán Seguros y dirige las emisoras esRadioAlmería.com y RadioMarcaAlmería.com. Ha publicado su tesis doctoral, Historia de la Prensa de Almería, y la novela Diario de un Maltratador, además de diversos artículos especialmente enfocados sobre la historia del tiempo presente en España.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,675SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad