¿De quién es la culpa?

Siento que ‘lo más fuerte del invierno’ ya pasó. O al menos eso quiero creer. Ya saben, ese frio intenso que taladra los huesos y adormece hasta los dedos de los pies se está desvaneciendo con el pasar de los días. Y es algo que agradezco, y celebro abriendo de par en par las puertas de mi balcón sin correr el riesgo de morir congelada y encuentren mi cuerpo en el sofá rojo –ya descompuesto- en pleno verano.

Ese abrir de puertas, que está resultando ser todo un ritual diario, deja colar en mi piso los rayos de un sol cada vez más calentito, la risa de los niños que juegan con el patinete, los ladridos de los perros cuando salen a dar su paseo y por supuesto las conversaciones amistosas-casuales que se dan de puerta a puerta entre mis vecinos. ¡Huele a primavera!

“La próxima vez te denuncio en la policía”.

Una advertencia –o amenaza- entró de golpe por mi balcón.

‘¿Pero qué le pasa a Encarni?’ Pensé al reconocer la voz de mi vecina, la más simpática de la calle y que siempre me saluda con un ‘¡Hola guapa!’ Abandoné el sillón como toda una escapista, para perseguir mi curiosidad y averiguar qué era lo que tanto le molestaba a la mujer que vive al lado de mi edificio.

Una caca de perro. La misma que consigue todas las mañanas al abrir la puerta de su casa. La que recoge cada día como un ritual, era el motivo de la discordia entre Encarni y un hombre que vive en la misma calle con un perro de raza Pitbull. Definitivamente aquí no huele tanto a primavera, fue lo que dije mientras veía lo que ocurría desde el palco presidencial, es decir desde mi balcón.

¡Pero yo no tengo la culpa! Atinó a responderle de forma brusca el dueño de la mascota, para justificar así que el no es el responsable del lugar que escoge su amigo de cuatro patas para vaciar lo que lleva en el estómago. Al parecer esta persona no se ha leído las letras pequeñas de lo que significa vivir (de forma civilizada) dentro de una sociedad, mucho menos las instrucciones de cómo sacar a pasear al perro sin convertir las calles del barrio en un campo de minas.

Porque ahora todo viene a modo de manual de instrucciones. ¿Lo han notado? ´3 sencillos pasos para salir de la depresión´, ´Cómo ser millonario en 7 meses´, `5 trucos para no envejecer´. Todo por supuesto en números impares porque según estudios psicológicos llaman más la atención. Yo la verdad siento que subestiman mi inteligencia con este tipo de contenido, pero al señor del pitbull le vendría muy bien un manual básico de ´Cómo recoger la caca del perro en 3 simples pasos´.

Inevitablemente recordé que hace algún tiempo leí que el Ayuntamiento de Málaga iba a elaborar un ´Mapa de heces´ para analizar el ADN de los excrementos que encuentren en las vías públicas, cruzar la información que obtengan con los datos del censo genético y determinar
–entre otras cosas- quién es el dueño de la mascota. ¡Toda una escena del crimen digna de alguna serie exitosa de Netflix!

A mi la verdad me resulta un poco irónico pensar que el hombre ha sido capaz de diseñar naves espaciales para explorar el universo, pero se siente incapaz de recoger la caca del perro o tirar la mascarilla en la papelera de la basura.

En fin, que en medio de aquella discusión descomunal entre mis vecinos, por un momento quise bajar y abrazar a Encarni. Quería decirle que entendía su enojo porque muchas veces he sentido lo mismo que ella. Cuando he pisado caca de perro camino al trabajo, cuando voy en el autobús y la persona que viaja a mi lado escucha música a todo volumen sin ponerse los cascos, cuando encuentro en la playa bolsas plásticas, mascarillas usadas y latas de cervezas, que no vienen precisamente de vertederos, sino de los vecinos bronceados que pusieron su toalla a menos de un metro de distancia de la mía y salpican arena sin ningún pudor cada vez que entran o salen del agua.

#TodosSomosEncarni ¿A que sí?

Betty M. Hernández
Periodista, locutora y migrante. Experta en escritura digital, periodismo institucional, radio y redes sociales. Es venezolana, de padre canario y madre portuguesa, vive en Granada desde el 2019.

Articulos Relacionados

3 COMENTARIOS

  1. El ayuntamiento de mi zona ha puesto dispensadores con bolsitas para que los dueños de los perros no tengan excusas para no recoger las cacas…la gente se roba las bolsas y no se que utilidad les dan porque las calles están minadas….salimos con los peques y hay que ir esquivando cacas…que falta de educación!!…en algunas zonas de Madrid ya hacen análisis de cacas para saber que perro es y poner multa al dueño, me parece el colmo tener que llegar a eso….

  2. Pasa en todo el mundo, ese manual debería de traducirse a todos los idiomas, mi esposo es el más responsable respecto a este tema y una señora racista que nos hace caras nos acusa de cacas que no son de nosotros 🤣🤣🤣

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,677SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad