Patrimonio aprueba la restauración de las esculturas que acompañan a la Virgen Reina de Todos los Santos de la iglesia de Omnium Sanctorum

También aprueba la restauración de los mosaicos y piscinas del Conjunto Termal de la villa romana de Herrera.

La Comisión Provincial de Patrimonio, en la sesión celebrada este miércoles bajo la presidencia de la delegada territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Susana Cayuelas, ha dado cuenta de un total de 8 expedientes de interés para la conservación del patrimonio cultural y artístico, de los cuales 6 corresponden a Sevilla y 2 a la provincia, concretamente a las poblaciones de Herrera y Lebrija.

La Comisión de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto de conservación de los dos grupos de esculturas de santos situados a los pies de la Virgen Reina de Todos los Santos de la iglesia de Omnium Sanctorum, situados en el baldaquino del altar mayor y que se identifican como San José, San Lorenzo y San Basilio en un primer grupo, y en el otro a San Pedro, Santo Domingo de Guzmán y Santa Catalina de Alejandría.

El conjunto fue sometido a un proceso de intervención entre 1986 y 1988, y la actuación sobre las zonas con encarnadura se muestran estables e integradas, no así las reintegraciones en los ropajes, que presentan alteraciones por oxidación y su ejecución no es acorde a la calidad del original, con dibujos de falso estofado y reintegración desafortunada en las imitaciones del rallado de los textiles. Esta intervención aprobada pretende retirar esas reintegraciones que desvirtúan la lectura original del conjunto, para realizarlas más acordes al original. Los diferentes estratos pictóricos de las esculturas también presentan acumulación de cera y suciedad superficial de polvo apelmazado con humedad y humo. Además hay zonas con desgastes del color por abrasión debido a la manipulación para el montaje y desmontaje de las andas procesionales, y las zonas con reintegraciones de la anterior restauración presentan alteraciones por oxidación del material empleado.

Con esta intervención se pretende poner en valor un conjunto de piezas escultóricas de una gran valía artística, que reúnen en su ejecución varías técnicas y procedimientos para, así, frenar el avance del deterioro, salvaguardar su integridad y devolver su lectura original mediante el tratamiento de las zonas afectadas por las diversas patologías ya señaladas, con materiales reversibles y compatibles con las obras.

La restauración integral de estas delicadas esculturas recuperará para la ciudad, y especialmente para la zona Alameda-Feria, una pieza de primer orden que, además de contribuir a preservar un bien de tanto valor, ayudaría a dinamizar y poner en valor un entorno de un altísimo significado cultural e histórico de Sevilla.

En la provincia, la Comisión de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto del Ayuntamiento de Herrera para la restauración de los mosaicos y piscinas del Conjunto Termal de la villa romana de Herrera. Este conjunto fue descubierto casualmente en 1990 durante las obras de ejecución de un canal contra inundaciones promovido por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en la denominada Hacienda de Santa Teresa, a escasos 500 metros de la localidad. La pronta aparición de mosaicos en una cota muy superficial conllevó una intervención arqueológica de emergencia que constató la presencia de estructuras termales con pavimentos musivos (mosaico) en buen estado de conservación, aplacados de mármol y fragmentos de pintura mural sobre los paramentos. Con esta actuación se vino a concretar que se trata de un asentamiento de gran valor, asimilado a unas termas públicas de finales del siglo II d. C. y de periodo tardorromano, con interesantes pavimentos de mosaico y una gran diversidad marmórea en el recubrimiento de sus piscinas.

El estado en que se encuentra actualmente el Conjunto Termal de Herrera dista de ser el óptimo. En ello influyen distintos factores ambientales, por lo que el avance del deterioro observado puede ser irreversible si no se pone fin a la situación actual. Al paso del tiempo, que provoca el natural envejecimiento de los materiales constitutivos, se suman otros agentes que, con distinta intensidad, colaboran en un deterioro progresivo, como son las causadas por el agua, ya sea por filtración o por capilaridad, y los agentes biológicos. Así, el crecimiento de la vegetación supone un grave riesgo para los mosaicos, por el lógico efecto negativo de las raíces bajo las teselas y morteros, que causan la descohesión de unas y otros.

El proyecto aprobado ahora propone garantizar la estabilidad y correcta conservación del conjunto, así como optimizar su apariencia estética y recuperar sus valores históricos, artísticos y estéticos originales.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

910FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,702SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad