La exposición ‘Dominio y sueño’ de Miquel Navarro trae a CAC Málaga su idea de ciudad a través de casi 40 obras

El Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga ha estrenado este viernes la exposición ‘Dominio y sueño’ del artista Miquel Navarro, que, comisariada por Fernando Francés, está centrada en un tema clave de su creación, la ciudad, y se podrá visitar hasta el 5 de marzo de 2023.

Así, a través de una selección de casi 40 obras, se ha llevado a cabo una retrospectiva de la carrera del valenciano, en la que se incluyen algunas de sus ciudades más conocidas, esculturas de diversos formatos y materiales, serigrafías sobre lienzo y acuarelas realizadas desde 1984 hasta la actualidad.

De este modo, ‘Dominio y sueño’ pone en valor dos de los conceptos constantes en la obra del artista, como son el poder y la imaginación, unida a la fantasía y al surrealismo, «entre lo vivido y el deseo de recrear otras realidades».

Navarro está considerado uno de los escultores más destacados de la generación que se dio conocer en los años 70 desarrollando los nuevos preceptos de la escultura. Entre sus muchos referentes se encuentran Julio González, Brancusi o De Chirico.

El comisario de la exposición ha agradecido durante el acto de presentación de la muestra su colaboración a la Fundación Miquel Navarro, que ha cedido gran parte de las obras, destacando que «en Valencia es el artista de referencia».

Además, sobre el sentido de la exposición, ha explicado que «la vida es un poco un yacimiento de experiencias, de memoria y de recuerdos, como lo son las ciudades. Sobre ellas se construye toda nuestra vida. Sobre la memoria infantil, sobre los recuerdos de cuando éramos niños y sobre las experiencia juveniles».

A su juicio, alrededor de esos elementos, «hemos ido construyendo una personalidad. La idiosincrasia que nos define está sustentada sobre nuestra experiencia vital diaria. Así evolucionan las ciudades», ha añadido Francés. El trabajo del artista mezcla escultura y arquitectura.

De esta manera, la muestra incide especialmente en el concepto de ciudades de Navarro, ya que las que él construye «nos hablan de todas y cada una de las vicisitudes sociales que prácticamente desde la Prehistoria hasta nuestros días hemos ido construyendo en grupo, en tribu».

Así, Francés se ha referido a la «suerte» de vivir en zonas mediterráneas, donde «tenemos toda una herencia de pensamientos, de culturas, de transcendencias que nos van construyendo a nosotros mismos». «Esa relación que hay entre cómo afecta lo grupal a lo individual y lo individual cómo construye la huella de lo social sería el sustento filosófico y metafísico del trabajo de Miquel Navarro».

El comisario también ha subrayado «cómo en una misma ciudad aparecen zonas caóticas, desordenadas, abandonadas de la suerte, a otras absolutamente geometrizadas, ordenadas y estructuradas», de forma que «así es también nuestro cerebro, nuestra experiencia vital y nuestro sentimiento».

«UNA AMALGAMA DE PENSAMIENTO Y SENTIMIENTO»
Esta idea se ha visto reflejada en el título de la muestra, ya que «somos una amalgama de pensamiento y sentimiento, de cerebro y de médula, somos un oxímoron de la fortaleza débil, algo que se podría definir como un futuro pasado, la estructura desordenada, así es nuestro cerebro y así son las evoluciones de nuestras ciudades, pero sobre todo así es cómo, de múltiples maneras, Miquel Navarro ve el mundo».

Las ciudades de Navarro están compuestas por diversos elementos que se colocan sobre el suelo de la sala expositiva donde destacan casas, edificios, plazas, torres, fábricas o murallas, entre otros, conectándose entre ellos.

En sus obras, la sensualidad y el erotismo cobran protagonismo a través de elementos verticales tales como torres, símbolos fálicos y tótems, que simbolizan elementos de poder y piezas verticales que asocia con lo masculino.

El artista, que también ha acudido a la presentación, junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha comenzado su intervención destacando «el hecho de estar en un espacio tan agradable como es el CAC, tan amplio y tan diáfano, donde la obra queda resaltada».

Tras ello, y a preguntas de los periodistas, ha explicado que reside en la misma zona donde nació, en Mislata, «un barrio árabe, con calles estrechas», donde predominan las tierras de cultivo y los pequeños núcleos industriales, asegurando que su casa «aún está construida con ladrillo, piedra y barro», con un patio interior, algo que, ha dicho, «¿cómo voy a cambiar por Chicago?».

«NUNCA HE CREÍDO EN EL ARTE POLÍTICO»
En cuanto a si en su obra hay crítica «por ese crecimiento desmedido o desordenado» en las ciudades, el valenciano ha dejado claro que «hay una ligera crítica, pero tiene más un toque poético y lírico y metafísico y simbólico y metafórico», ya que «nunca he creído en el arte político» ni en «llegar al hecho panfletario», sino que se considera «un tío más lírico, más poético».

A pesar de ello, sí aporta «cierto realismo» cuando destaca los barrios alineados y asfixiantes, dando «muchos matices» de ese tipo. «Yo asumo toda la historia del arte, desde las cavernas hasta las vanguardias de principio de siglo, bebo de esas fuentes», ha asegurado.

Por otro lado, su obra es «profundamente sexual, pero el sexo entendido como motor para la creatividad y la trascendencia». Elementos como las torres, los símbolos fálicos o los guerreros son recurrentes en su trabajo.

CACTUS COMO SINÓNIMO DE PENA Y DOLOR
Sobre la idea de batallar, el artista ha explicado que se refiere al «batallar cotidiano», ya que «todos tenemos una guerra emprendida con alguien». En cuanto al cactus, otro elemento que repite, ha destacado que para él «tiene un simbolismo que es la pena y el dolor por aquello que hiere, te pinchas» y también «el simbolismo de una metamorfosis de la naturaleza».

Los ámbitos de investigación del valenciano abarcan la escultura, pintura, dibujo, fotografía, vídeo y la escultura monumental en espacios públicos, con un trabajo ligado a su biografía y a los recuerdos de su infancia.

Así, algunas de sus obras están situadas en espacios públicos de lugares como Bruselas, Valencia, Madrid, Bilbao, Vitoria, Barcelona o Málaga, donde se sitúa ‘Palera’, en el Paseo Marítimo Antonio Machado. Durante su visita a la ciudad, el artista ha aprovechado para ir a verla y ha asegurado que la ha encontrado «bien», rodeada de palmeras, de modo que está «como una palmera más».

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Nuestras Redes Sociales

960FansMe gusta
100SeguidoresSeguir
1,733SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: